Siria: la situación para los cristianos empeora notablemente

La Iglesia de occidente tiene el deber moral de ayudar a los cristianos de la región

Share this Entry

Por Pilar Lara

Tuve ocasión de comprobar que una de las grandes preocupaciones de Juan Pablo II era la situación en la que vivían los cristianos de Oriente Medio en una conversación con él. Le expliqué que presidía una organización que trabajaba en la zona y me insistió en que siguiera haciéndolo, que “Tierra Santa no podía terminar siendo un museo”.

La situación para los cristianos, sobre todo en Siria, empeora rápidamente. Es una evidencia que ha quedado más clara en un congreso que recientemente ha organizado la Fundación Heritage. Por primera vez desde el principio de la guerra civil, hace tres años, una delegación de líderes de la Iglesia de Siria ha viajado a Washington. Según los informes de la Heritage Foundation, más de 1.200 cristianos han muerto en Siria el año pasado. El número de sirios refugiados ha crecido de manera exponencial, con más de un millón, en el Líbano; y decenas de miles desplazados de sus hogares dentro de Siria. Prácticamente no existen cristianos en Homs.

Sin embargo, esta situación no está recibiendo la atención de la comunidad internacional. El Barnabas Fund y el Instituto de Westminster, organizaciones con sede en EE.UU. que patrocinan el congreso, advirtieron que la población cristiana en Siria -que antes de la guerra era uno de los «lugares más fáciles» para vivir en la región- podría desaparecer si Occidente no logra comprender la gravedad del problema.

«Hoy nos estamos enfrentando a la extinción de la Iglesia», dijo Patrick Sookhdeo del Instituto Westminster. «Y ya lo hemos visto en Irak. La Iglesia también podría caer en el Líbano».

La conferencia del 27 de enero contó con el reverendo Adib Awad, Secretario General de la Iglesia Evangélica de Siria y Líbano; el reverendo Dr. Riad Jarjour, sacerdote presbiteriano de Homs y el ex Secretario General del Consejo de Iglesias de Oriente Medio; S.E. Dionisio Jean Kawak, Obispo metropolitano de la Iglesia Ortodoxa Siria; S. E. Armash Nalbandian, Obispo Primado de la Iglesia Armenia de Damasco; Obispo Julian Dobbs de Bernabé de la Ayuda; y el Dr. Sookhdeo.

El Obispo Dobbs señaló que la Iglesia cristiana ha existido en Siria desde tiempos bíblicos y que Siria «solía ser uno de los lugares más fáciles en el mundo árabe para ser cristiano de todo el Oriente Medio. (…) Los cristianos fueron respetados por la mayoría musulmana y fueron capaces para practicar su fe con pocas interferencias. Pero esto ha cambiado mucho desde que la guerra civil ha estallado».

Desde 1992 hasta el 2013, he viajado numerosas veces a la región y he ido viendo la evolución que ha sufrido la situación de los cristianos, por eso, una de las líneas de trabajo de la Fundación Promoción Social de la Cultura en Oriente Medio ha sido el Centro de Estudios de Oriente Medio, un think thank que ha querido servir de foro de diálogo para dar a conocer la Región. El CEMOFPSC organiza anualmente seminarios internacionales que tratan sobre los desafíos para una mejor convivencia en la región.

Entre los retos de la zona está el respeto a las minorías, destacaron los participantes gubernamentales, religiosos, académicos y líderes de la sociedad civil, de los países del Mar Mediterráneo y Oriente Medio que estaban en el congreso organizado por la Heritage Foundation.

Los ponentes del congreso en Washington explicaron la situación en Siria. El obispo Dobbs señaló que los sirios cristianos han sido atacados, secuestrados, sus casas saqueadas y muchos brutalmente asesinados. El reverendo Awad denunció las decapitaciones de armenios que se negaron a convertirse al islam, y contó cómo se entregaron sus cabezas en las aldeas cristianas adyacentes como una forma de amedrentar.

Los líderes de las iglesias sirias y la Fundación Heritage llamaron la atención sobre la difícil situación y las medidas de urgencia que deben tomarse. Las ponencias pueden verse en su totalidad en: http://www.heritage.org/events/2014/01/siria

El 3 de marzo, el gobierno de Estados Unidos se unió a la protesta con esta declaración: «Estados Unidos deplora las continuas amenazas contra los cristianos y otras minorías en Siria, que se dirigen cada vez más por los extremistas. La semana pasada en Raqqa, el Estado islámico de Siria y el Levante (ISIL) anunció que obligará a los cristianos sirios ya sea a convertirse al islam, y pagar un impuesto, o a enfrentarse a la muerte. Estas condiciones violan claramente la Declaración Universal de los derechos humanos».

La Iglesia de Occidente tiene el deber moral de ayudar a los cristianos de la región. El beato Juan Pablo II me dijo en una ocasión: «habrá cristianos en el Medio Oriente, siempre y cuando haya santos y mártires». Sin ellos, el futuro de la región está en riesgo.

Pilar Lara, Patrono Fundador Vitalicio de la Fundación Promoción Social de la Cultura

Janice A. Smith, Asistente Especial y Coordinadora de Política de la Fundación Heritage, contribuyó a la redacción de este artículo

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")