Obispos de Venezuela (C) Vatican News

COVID-19: Obispos de Venezuela llaman a “acuerdo nacional inclusivo de largo alcance”

Procesos para recuperar el país

Share this Entry

(zenit – 29 mayo 2020).- Los obispos de Venezuela, “escuchando a su pueblo”, llaman “a un acuerdo nacional inclusivo de largo alcance” que salve a Venezuela de la “gravísima crisis” en la que se encuentra sumergida y a “iniciar procesos para rescatar y recuperar el país social, política y económicamente”.

Es la propuesta que expresan en el comunicado difundido el jueves, 28 de mayo de 2020, en el que apuntan a la “búsqueda de una salida” como el mejor aporte que pueden hacer los ciudadanos del país.

Una búsqueda que “necesariamente pasa por la inclusión de todos, el diseño de un nuevo modelo de país y la conformación de instituciones públicas, con valores democráticos, que sirvan al pueblo y procuren el desarrollo humano integral y social”, redactaron los prelados.

“Estamos viviendo momentos muy problemáticos en nuestro país” advierten los obispos de Venezuela. Por una parte, “la grave situación de la pandemia de COVID-19 que se extiende masivamente en el país”, pero, por otra parte, “los estragos de los graves problemas económicos, políticos y sociales que se intensifican cada día más”.

Cifras dudosas

Los arzobispos y obispos venezolanos califican “como moralmente intolerable” esta “dramática situación de dolor, violencia, y sufrimiento” que padece la inmensa mayoría de los venezolanos, agravada por la pandemia, que “no ha hecho sino poner en evidencia las múltiples carencias que sufre el pueblo y la incapacidad de dar respuestas adecuadas a ellas, más allá de soluciones parciales, necesarias, pero insuficientes, pues los males hay que arrancarlos de raíz”.

Según las cifras oficiales, el país cuenta con unos 1.200 contagios por coronavirus y una decena de fallecidos, aunque son cifras bajas, contando con un sistema de salud no preparado para la llegada de la pandemia y ya colapsado, tal y como indicaron ayer desde la ONG Human Rights Watch y la Universidad Johns Hopkins.

La ONG pide que Estados Unidos, la Unión Europea y los países miembros del Grupo de Lima presionen a las autoridades venezolanas para que “permitan el ingreso en Venezuela de una respuesta humanitaria a gran escala liderada por la ONU”.

144,2 millones de la Unión Europea

Si bien es cierto que las medidas de cuarentena social y aislamiento “lograron frenar por un tiempo la cadena de contagio de la enfermedad”, comentan los obispos, en la última semana, ha aumentado “alarmantemente” el número de contagiados.

Algunos de ellos, observan, “son venezolanos migrantes que, ante la crisis global, están regresando al país. Se imponen, además del aislamiento al que son sometidos especialmente en las zonas fronterizas, programas de ayuda para su debida atención y una digna reincorporación social”.

En este contexto, el alto representante para Asuntos Exteriores de la Unión Europea (UE), Josep Borrell anunció a principios de semana una contribución de 144,2 millones de euros para Venezuela, por parte de los países comunitarios.

País a la deriva

La merma de la capacidad de producción y distribución de bienes se ve agravada porque en esta crisis muchas empresas y comercios que ya se venían debilitando antes de la pandemia no logran pagar a sus trabajadores, explican.

“Económicamente vemos al país a la deriva, sin planes económicos ante la posibilidad del cierre de empresas y que muchos trabajadores queden sin empleo”. Igualmente ocurre con los trabajadores de la economía informal que son la mayoría de ellos.

Aseguran que “sin el sustento diario, habrá más hambre y sufrimiento en las familias”, y alertan de que el país “está cerca de una quiebra económica de grandes proporciones”.

Sin violencias y en paz

Es urgente “superar la actual exclusión política, social, económica y hasta espiritual”, sostienen los obispos de Venezuela, “con la conciencia y voluntad inequívocas de un cambio fundamental acordado con el máximo de legalidad y legitimidad, sin violencias y en paz”.

“Para ello, –precisan– urge lograr la reconciliación y el perdón, construyendo caminos de justicia y vida. Necesitamos un nuevo clima espiritual y liderazgos renovados que, superando la corrupción y el fraccionalismo, sean capaces de inspirar y movilizar los ánimos y el trabajo creativo de todos”.

Agradeciendo su labor a los agentes sanitarios, los pastores católicos indican que “es urgente, que, para el tratamiento de la enfermedad, las autoridades tomen más en cuenta las opiniones de los médicos, académicos e investigadores, así como garantizar la libertad de los comunicadores en su deber de informar a la población”.

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación