COVID-19 retos educación

D. Javier María Prades López (C) Facebook. Universidad San Dámaso

COVID-19, retos para la educación: Entrevista al rector de la Universidad San Dámaso

D. Javier María Prades López

Share this Entry

(zenit – 20 sept. 2020)-. Es un hecho indudable que la irrupción de la pandemia de COVID-19 ha planteado grandes retos en el ámbito de la educación para este nuevo curso 2020/2021.

En los últimos meses, la emergencia sanitaria ha revolucionado nuestra forma de vida en el ámbito personal, social, familiar, laboral, y también en el educativo. La dinámica de nuestras rutinas y las relaciones se han transformado sustancialmente (distancia de seguridad, lavado de manos, uso de mascarillas…) y se han mediatizado a través de múltiples dispositivos y plataformas.

Para hablar sobre la incidencia de estos cambios en el ámbito educativo y conocer el modo en el que estas instituciones los han afrontado, zenit ha conversado con D. Javier María Prades López, rector de la Universidad Eclesiástica San Dámaso (UESD), en Madrid, España.

Javier María Prades López es sacerdote de la diócesis de Madrid, ordenado el 14 de marzo de 1987. Licenciado en Derecho por la Universidad Autónoma de Madrid (1982) y doctor en Teología por la Pontificia Universidad Gregoriana de Roma (1991), es catedrático de Teología Sistemática de la Universidad San Dámaso.

Universidad Eclesiástica de San Dámaso

Es una universidad de iniciativa social creada por la archidiócesis de Madrid. Erigida por la Santa Sede, esta institución goza de personalidad jurídica canónica y se rige por la legislación de la Iglesia.

Ubicada en el Madrid de los Austrias, la UESD es un espacio al servicio de un nuevo concepto de trabajo intelectual e investigación científica. Se trata de la única Universidad Eclesiástica en el ámbito de lengua española dedicada a las ciencias promovidas por la Iglesia (Teología, Derecho Canónico, Filosofía, Literatura Cristiana y Clásica, y Ciencias Religiosas).

A continuación, sigue la entrevista completa con D. Javier María Prades.

***

zenit: ¿Cómo se afrontó desde la Universidad de San Dámaso la llegada de la pandemia? ¿Cómo se adaptaron, tanto el centro como los alumnos, a la situación del confinamiento?

Javier María Prades: La pandemia irrumpió en Madrid y en España con una rapidez y una profundidad que nadie había previsto. Sus consecuencias iban más allá de lo que en cada momento se suponía que podía pasar, hasta que llegó el estado de alarma y un confinamiento de meses.

No podemos olvidar el profundo sufrimiento de la sociedad española en esos meses, con decenas de miles de muertos y un desconcierto generalizado. También ahora seguimos sufriendo las consecuencias tan graves para la salud, el trabajo, las relaciones humanas y sociales. Nos pone verdaderamente a prueba.

Las medidas que se adoptaron en la UESD quisieron ofrecer una respuesta lo más rápida posible a la emergencia, a partir de los recursos tecnológicos y de personal que tiene la universidad. La califico de admirable porque se afrontó una situación inimaginada.

En la adaptación a la didáctica online, el esfuerzo de la comunidad universitaria en su conjunto tuvo como resultado que se pudo concluir satisfactoriamente el curso académico.

zenit: La preparación de este nuevo curso ha contado con los desafíos que plantea la nueva situación de emergencia sanitaria por la COVID-19, ¿cuál ha sido el proceso de preparación para el comienzo del mismo en los meses previos? ¿Qué novedades principales han tenido que incorporar?

Javier María Prades: Para planear este nuevo curso se ha tenido en cuenta la experiencia adquirida en los meses anteriores en cuanto a la adaptación de alumnos, profesores y personal de administración y servicios (PAS) a la situación. Y también se valoró que, si la pandemia duraba más tiempo, había que mejorar la infraestructura informática de la universidad.

Además, se ha trabajado en un sistema de organización y de rotación de turnos que permita hacer uso de esta infraestructura informática.

zenit: El nuevo curso fue inaugurado el pasado 6 de octubre, cuéntenos sobre la experiencia de un acto de este tipo en streaming.

Mons. Antoine Chahda © Zenit/Janet PedrazaJavier María Prades: El acto del día 6 se celebró según la doble modalidad: presencial y en streaming. Presencial para algunas autoridades eclesiales y académicas y para los miembros del claustro de la universidad, mientras que el resto de la comunidad universitaria lo ha seguido mediante transmisión por videoconferencia.

Es una impresión extraña, muy distinta de la habitual, que esperamos se pueda ir superando cuanto antes para poder celebrar los actos con la presencia física de todos. Por otro lado, las medidas adoptadas han asegurado el cumplimiento de las normas de protección de la salud que las autoridades han ido promulgando.

Se trata de una experiencia ambivalente porque no hemos podido celebrar el acto solemne de inauguración del curso con su carga significativa en el modo que nos hubiera gustado, pero también tenemos la satisfacción de haberlo podido hacer respetando las exigencias de prevención.

 zenit: ¿Cómo se están desarrollando las clases en estas primeras semanas? ¿Han surgido nuevos retos?

Javier María Prades: Las clases han comenzado en un modelo mixto presencial físico y presencial online. A decir verdad, teníamos mucha expectación para ver si lográbamos responder al enorme desafío que se nos planteaba.

Gracias a Dios, los profesores, los estudiantes, el personal de administración y servicios se están adaptando en conjunto de una manera admirable a las condiciones en las que estamos trabajando.

Todos tenemos que hacer esfuerzos para responder a estos retos. Por ejemplo, cada profesor tiene que atender a la presencia de los estudiantes repartida entre el aula y la asistencia online, lo cual obliga a hacer adaptaciones didácticas y a no acomodarse a un único modelo.

Los estudiantes también tienen que adaptarse a un sistema rotatorio que modifica sus pautas habituales de trabajo. Y el personal de administración y servicios está haciendo un extraordinario esfuerzo para mantener la actividad académica que depende de ellos en estas condiciones.

zenit: ¿De qué manera tratan de garantizar la conexión con el alumnado para facilitar el proceso de enseñanza y aprendizaje? ¿Cuál está siendo la respuesta de los estudiantes?

Javier María Prades: Estamos procurando aprovechar lo mejor de cada circunstancia. Cuando estamos en el aula, valorando el contacto directo de los alumnos, que es el que consideramos prioritario y típico de San Dámaso y, al mismo tiempo, haciendo un uso mucho más continuo de los recursos online y los otros instrumentos telemáticos para facilitar el trabajo universitario.

En nuestra vida universitaria hay buena disposición. Se ha querido personalizar las situaciones académicas, atendiendo a las circunstancias de cada uno, para encontrar la fórmula más adecuada.

Los estudiantes en su conjunto están respondiendo con generosidad y con buen ánimo porque se dan cuenta de que el reto sigue siendo enorme.

zenit: ¿Qué beneficios desconocidos han descubierto a raíz de un mayor uso de las tecnologías? ¿Cómo tratan de lograr la proximidad con los estudiantes de la Universidad de San Dámaso en estas circunstancias especiales?

Javier María Prades: Hemos descubierto mejor el valor de las tecnologías online para la docencia. Nuestra universidad no estaba preparada para volcar su enseñanza en tecnología online, ni desde el punto de vista de los recursos y los instrumentos informáticos ni desde el punto de vista de la preparación y de la didáctica.

Todavía no hemos dado más que unos pocos pasos. Vemos las limitaciones que tienen la pedagogía y la enseñanza online pero también vemos sus ventajas para que, en un futuro próximo, atendiendo a las indicaciones de la Congregación para la Educación Católica, se puedan integrar e incorporar mucho más decididamente que hasta ahora en la docencia universitaria eclesiástica.

zenit: En las instalaciones del centro universitario, ¿qué medidas de bioseguridad se han tomado para prevenir contagios?

Javier María Prades: En la sede presencial de la universidad en Madrid se han seguido las recomendaciones del Ministerio de Educación, las indicaciones de las autoridades sanitarias y de los organismos de consulta, de acuerdo con los protocolos oficiales previstos.

Se han aplicado las medidas de carácter preventivo y se trabaja en la preparación ante eventuales situaciones que se puedan producir durante el curso.

Ahora bien, nadie puede controlar por completo lo que vaya sucediendo en el futuro. Encomendamos nuestro trabajo a la protección de san José y de María, trono de la sabiduría.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación