Mensaje en Video. Foto: Conferencia del Episcopado Mexicano

Obispos mexicanos consideran que Tribunal mexicano viola derechos humanos de 4 eclesiásticos a los que se acusa de ir en contra de la separación Iglesia-Estado

La Conferencia del Episcopado Mexicano hizo una declaración con relación a una resolución judicial por la cual se dictamina que cuatro eclesiásticos católicos violaron la separación Iglesia-Estado al emitir declaraciones en campo político.

Share this Entry

Por: Enrique Villegas

(ZENIT Noticias / Ciudad de México, 21.01.2022).- Este jueves 20 de enero la Conferencia del Episcopado Mexicano hizo una declaración con relación a una resolución judicial por la cual se dictamina que cuatro eclesiásticos católicos violaron la separación Iglesia-Estado al emitir declaraciones en campo político. Los eclesiásticos son los Cardenales Carlos Aguiar, arzobispo de Ciudad de México, y Juan Sandoval Íñiguez, arzobispo emérito de Guadalajara. Además los sacerdotes Ángel Espinosa de los Monteros, del clero de los legionarios de Cristo, y Mario Ángel Flores, ex rector de la Universidad Pontificia de México. En dos casos, el del cardenal Iñiguez y en el del padre Mario Ángel, esas resoluciones implicarían multas de hasta 3 millones de pesos. Una acusación más, para contra el obispo de Cancún-Chetumal, Mons. Pedro Pablo Elizondo, fue resuelta como improcedente. En la mayoría de estos casos, los eclesiásticos fueron llevados a los tribunales por personas del partido MORENA.

A continuación, ofrecemos el texto íntegro de la declaración, la cual va firmada por el presidente del Episcopado, el arzobispo de Monterrey Rogelio Cabrera, y por el secretario, Mons. Raúl Castro, obispo de Cuernavaca.

***

Con relación a la resolución en el recurso de revisión dictada el día de ayer [19 de enero] por la Sala Superior del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación dentro del expediente SUP-REP-478/2021 y acumulados, así como a la determinación de la Sala Regional Especializada de dicho tribunal que le dio origen, mediante las cuales determinan finalmente que cuatro ministros de culto transgredieron los principios de separación Iglesia-Estado, equidad e igualdad en la contienda al considerar que realizaron manifestaciones que impactaron en el proceso electoral federal -al pretender influir en el sentido del voto de la ciudadanía- y remiten el expediente a la Secretaria de Gobernación para que en uso de sus atribuciones-resuelva lo que corresponda, expreso lo siguiente:

1.- La Iglesia y quienes la integramos, como ministros y ciudadanos, respetamos las decisiones de los tribunales del País.

2.- No obstante, no compartimos los razonamientos expresados por el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación, pues consideramos son violatorios de uno de los derechos humanos más importantes en un estado democrático como es la libertad de expresión (circunstancia que si se respetó en el caso del señor Obispo Pedro Pablo Elizondo Cárdenas y no así para los demás implicados).

3.- Ninguno de los ministros de culto se manifestó específicamente a favor o en contra de un candidato o partido político determinado, sino que en ejercicio de su libertad de expresión- hicieron pronunciamientos personales sobre la realidad social del País. En una interpretación que vulnera los principios de legalidad y seguridad jurídica de las personas, se acuña un término totalmente alejado del principio de tipicidad (exacta aplicación de la ley en el derecho: sancionador) al resolver que sus expresiones «funcionalmente (sic), en la práctica fueron en contra de un partido político».

4.- Consideramos que en un estado democrático moderno, este tipo de resoluciones restrictivas de los derechos humanos se alejan de los parámetros establecidos en los tratados y convenciones internacionales.

5.- La Conferencia Episcopal Mexicana tiene plena confianza en que, la Secretaría de Gobernación, autoridad a la que se ha remitido el asunto para resolver en el ámbito de sus atribuciones, determinará lo que corresponda de manera legal, justa y en pleno respeto a los derechos de los ministros de culto y ciudadanos mexicanos.

Así mismo, tenemos la certeza de que el Gobierno de la República, que ha reiterado su compromiso con la democracia y las libertades de las personas, sabrá ponderar que en las expresiones de los ministros implicados y en la posición de la Iglesia Católica en México, no hay violación alguna al principio de separación entre la Iglesia y el Estado.

Por el contrario, en este 2022 que se celebrará el 30 Aniversario del restablecimiento de las relaciones entre ambas instancias, reiteramos que la Iglesia en México siempre ha colaborado positivamente para construir el bien común, especialmente para los más desfavorecidos.

***

Esta declaración estuvo acompañada por una intervención en video del secretario general del Episcopado Mexicano. El video puede verse en este enlace.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación