Funeral de la periodista Shireen Abu Aklel. Foto: Público

Jerusalén: líderes católicos condenan la brutalidad policial en funeral de periodista católica de Al Jazeera

Las imágenes de las cámaras de seguridad difundidas por el Hospital St Joseph muestran a decenas de agentes con equipo antidisturbios entrando en el edificio del hospital, donde comenzó el cortejo fúnebre, con las porras desenfundadas. En un momento dado se puede ver a los agentes empujando a un hombre con muletas al suelo mientras se abren paso por el hospital.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Jerusalén, 18.05.2022).- Patriarcas y obispos de Tierra Santa han condenado el uso de granadas de humo y balas de goma por parte de la policía contra los dolientes de un cortejo fúnebre, calificándolo de «violento» y «desproporcionado».

En una declaración hecha pública este 16 de mayo, el Patriarca Latino de Jerusalén, Pierbattista Pizzaballa, se unió al Patriarca Ortodoxo Griego de Jerusalén, Teófilo III, y a los obispos de la región para deplorar el uso excesivo de la fuerza por parte de la policía durante los ritos de entierro de la periodista cristiana Shireen Abu Akleh el pasado viernes 13 de mayo.

Los patriarcas criticaron duramente la actuación de los agentes en el acto:

«La invasión y el uso desproporcionado de la fuerza por parte de la policía israelí, atacando a los dolientes, golpeándoles con porras, utilizando granadas de humo, disparando balas de goma, atemorizando a los pacientes del hospital, es una grave violación de las normas y reglamentos internacionales, incluido el derecho humano fundamental a la libertad de religión, que debe observarse también en un espacio público».

Las imágenes de las cámaras de seguridad difundidas por el Hospital St Joseph muestran a decenas de agentes con equipo antidisturbios entrando en el edificio del hospital, donde comenzó el cortejo fúnebre, con las porras desenfundadas. En un momento dado se puede ver a los agentes empujando a un hombre con muletas al suelo mientras se abren paso por el hospital.

Según los patriarcas: «La policía irrumpió en un instituto de salud cristiano, faltando al respeto a la Iglesia, al instituto de salud, a la memoria del fallecido y obligando a los portadores del féretro casi a soltarlo».

 

Tony Abu Akleh, hermano del periodista fallecido, declaró a la CNN que la actuación de la policía -que le pidió que le facilitara los planos detallados del cortejo fúnebre antes del día- era «inaceptable e injustificable». El Sr. Abu Akleh dijo: «Podían haber bloqueado fácilmente la carretera si no querían que el funeral saliera del hospital, pero el ataque fue intencionado y brutal».

La policía insistió en que sólo estaban tratando con individuos que estaban «alterando el orden público», después de que se lanzaran piedras contra los agentes. Más de 100 agentes se reunieron en el exterior del hospital. Las imágenes de vídeo muestran a un agente diciendo a la multitud que si no dejaban de corear consignas pro-palestinas, el funeral sería cancelado.

El féretro de Abu Akleh fue trasladado a la catedral greco-católica melquita de la Ciudad Vieja de Jerusalén para su liturgia fúnebre. La periodista murió de un disparo en la cabeza el 11 de mayo, mientras cubría una incursión de las Fuerzas de Defensa de Israel (FDI) en el campo de refugiados de Yenín, en Cisjordania. Llevaba un chaleco antibalas cuando fue alcanzada.

En un comunicado de su empleador, Al Jazeera, se afirma que «el gobierno israelí y las fuerzas de ocupación son responsables del asesinato de Shireen», y se añade que su muerte es «un asesinato flagrante, que viola las leyes y normas internacionales». Los funcionarios israelíes sugirieron inicialmente que podría haber sido disparada por militantes palestinos durante el tiroteo.

Share this Entry

John Newton

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación