La administración del presidente Biden buscaba que se pagara por operaciones “de cambio de sexo”. Foto: Demetrius Freeman ; The New York Times

Otra derrota para Biden: juez bloquea norma que obligaba a empleadores a pagar operaciones de cambio de sexo

Concretamente, un juez de Dakota del Norte frenó la regla que obligaba al pago de “servicios de transición de género”. Se trata del juez Daniel M. Traynor el que emitió la orden judicial tras escuchar argumentos sobre el caso.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Washington, 18.05.2022).- La administración demócrata del presidente Biden buscaba imponer que, como parte del plan de seguro médico, las organizaciones e iglesias así como los empleadores religiosos pagarán también las operaciones “de cambio de sexo” de sus empleados. Un juez federal ha vetado la medida imponiendo una nueva derrota a la agenda ideológica del presidente Biden.

Concretamente, un juez de Dakota del Norte frenó la regla que obligaba al pago de “servicios de transición de género”. Se trata del juez Daniel M. Traynor el que emitió la orden judicial tras escuchar argumentos sobre el caso.

Los abogados de Alliance Defending Freedom solicitaron la orden judicial preliminar en una demanda presentada en nombre de Christian Employers Alliance. El Tribunal de Distrito de EE.UU. para el Distrito de Dakota del Norte consideró que es probable que la CEA prevalezca en su demanda y, por lo tanto, emitió la orden que detiene la aplicación de los mandatos contra la CEA mientras el juicio sigue su curso.

«Todos los empleadores y proveedores de servicios de salud, incluidos los de la Alianza de Empleadores Cristianos, tienen el derecho constitucional de llevar a cabo sus negocios y dar tratamiento de una manera coherente con sus creencias religiosas profundamente arraigadas», dijo el asesor legal de la ADF, Jacob Reed, quien argumentó ante el tribunal en nombre de la CEA. Los empleadores a los que representamos creen que Dios creó a los seres humanos a propósito como hombres o mujeres, por lo que violaría sus creencias religiosas pagar o realizar procedimientos médicos que alteren la vida o cirugías que busquen cambiar el sexo biológico de una persona». El tribunal se mostró firme al detener la aplicación de estos mandatos ilegales que faltan al respeto a las personas de fe».

La demanda sostiene que la Comisión de Igualdad de Oportunidades en el Empleo está interpretando erróneamente y aplicando indebidamente la discriminación por razón de sexo del Título VII para obligar a los empleadores religiosos a pagar y proporcionar cobertura de seguro médico para dichas cirugías y procedimientos. Además, la demanda impugna la reinterpretación que hace el Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU. del término «sexo» en la legislación federal para incluir la identidad de género, obligando así a los proveedores religiosos de atención sanitaria que reciben financiación federal a realizar o facilitar físicamente cirugías y procedimientos que entran en conflicto con sus profundas creencias.

«Ninguna agencia gubernamental debería estar en el negocio de evaluar la sinceridad de las creencias religiosas de otra persona», escribió el tribunal en su orden en el caso Christian Employers Alliance v. Equal Employment Opportunity Commission. «Las directrices del HHS animan a los padres a presentar una queja si un proveedor médico se niega a realizar la transición de género de su hijo, de cualquier edad, incluido un bebé. La idea de que un niño recién nacido pueda ser alterado quirúrgicamente para cambiar de género es el resultado de la Notificación Biden del HHS y de la Guía del HHS que califica de discriminación la negativa de un profesional médico a hacerlo. De hecho, la Guía del HHS invita específicamente al público a presentar quejas por actuar de una manera que la Alianza dice que es coherente con sus creencias religiosas sinceras».

«Más allá de las implicaciones religiosas, la Notificación del HHS de Biden y la Guía del HHS resultante frustran la atención adecuada de la disforia de género, donde incluso entre los adultos que experimentan la condición, un diagnóstico se produce después de la participación considerada de los profesionales médicos», agregó el tribunal. «Al calificar la consideración de «discriminación», el HHS prohíbe a la profesión médica evaluar lo que es mejor para el paciente en lo que es ciertamente una cuestión compleja de salud mental».

«Los mandatos de la administración son paralizantes para las innumerables empresas de propiedad y gestión cristiana que buscan cuidar bien a sus empleados sin el temor de multas punitivas, costos de litigio onerosos, la pérdida de fondos federales, e incluso sanciones penales», dijo el presidente de la Alianza de Empleadores Cristianos Shannon Royce. «Como administradores de la salud y la seguridad de nuestros valiosos empleados, es inaceptable y anticonstitucional que se nos obligue a proporcionar, pagar o promover servicios y procedimientos que contradicen directamente nuestras profundas creencias religiosas. Nos alegramos de poder seguir actuando en consonancia con esas creencias mientras prosigue nuestro pleito y esperamos prevalecer finalmente con nuestro caso».

Share this Entry

Tim Daniels

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación