Vladimir Putin y el patriarca Kiril de Moscú quien apoya la guerra. Foto: Oficina de prensa de la Presidencia de Rusia

Cartas desde la guerra (día 93): “Es absolutamente inaceptable el comportamiento de los que bendicen la guerra”

Print Friendly, PDF & Email

“Es absolutamente inaceptable el comportamiento de los que defienden, justifican a los que traen la muerte, a los que bendicen la guerra, a los que defienden los intereses que, de una u otra manera, alientan y apoyan la guerra, particularmente en Ucrania”, dice Su Beatitud Sviatoslav Shevchuk.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Kiev, 27.05.2022).- En la comunicación de este viernes 27, el arzobispo mayor de los greco católicos parece aludir al patriarca Kirill. En un día en que en Moscú se verifica una independencia: la de la parte ortodoxa que aún conservaba la comunión desde Ucrania con el patriarca moscovita precisamente por la postura de Kirill justificando la invasión a Ucrania.

***

¡Cristo ha resucitado!

Mis queridos hermanos y hermanas en Cristo,

Hoy es viernes, 27 de mayo de 2022, y Ucrania vive el 93º día de agresión rusa.

Ucrania defiende heroicamente su territorio. El pueblo ucraniano defiende su patria. Ucrania se resiste. Peleas en Ucrania.

Pero durante el pasado día y esta noche, todo el este y el sur de Ucrania volvieron a estar en llamas. El enemigo está atacando la región de Luhansk a gran escala. Nuestras oraciones van hoy especialmente a Severodonetsk, a nuestros soldados que defienden valientemente su patria en la región de Kharkiv, a nuestros defensores que defienden el sur de Ucrania en la región de Kherson, y a Zaporizhia. El enemigo ha reanudado los bombardeos sobre las pacíficas ciudades y pueblos de Ucrania, borrándolos de hecho de la faz de la tierra. Una vez más, muchas personas han muerto en Ucrania en las últimas 24 horas. El atentado más impúdico se produjo en la pacífica Kharkiv, en el que murieron al menos ocho personas y de nuevo hay muchos heridos. Por eso, los cristianos, todas las personas de buena voluntad, envolvemos a todos los que sufren esta terrible guerra con nuestro amor, respeto, oración, trabajo y ayuda.

Hoy me gustaría reflexionar con ustedes sobre el siguiente tipo de pecado que lo hace a uno cómplice del crimen del pecador. Estos días pensamos en los llamados «pecados de los demás». Y hoy quisiera reflexionar con vosotros sobre otro fenómeno, a saber, cuando nos hacemos verdaderamente partícipes del mal, del pecado, de la muerte causada por el comportamiento pecaminoso de nuestro prójimo. Este pecado se llama «el pecado de defender». Los cristianos creemos en Dios y en el Salvador, que es la fuente de la vida. En Dios, que se preocupa por el hombre. Dios, que se dio a sí mismo el nombre de Buen Pastor. Cristo dice: «Los conozco y me siguen. Yo les doy la vida eterna». Por lo tanto, es el deber moral de todo cristiano defender la vida, proteger la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural. Cuando alguien defiende algún otro interés, otra cosa, especialmente lo que mata, destruye, aniquila la vida humana, de una u otra manera se hace cómplice del asesinato, del crimen, de la destrucción, es decir, del pecado y de esta semilla de muerte.

Hoy, en Ucrania, vivimos momentos verdaderamente trágicos: defendemos la vida. Hoy, el ejército ucraniano defiende la vida y la paz de la gente corriente y pacífica, de los civiles. Por lo tanto, es absolutamente inaceptable el comportamiento de los que defienden, justifican a los que traen la muerte, a los que bendicen la guerra, a los que defienden los intereses que, de una u otra manera, alientan y apoyan la guerra, particularmente en Ucrania.

Sabemos que el Señor Dios siempre viene a nosotros hoy en la imagen de los últimos, los más débiles, los necesitados. Por eso, el Señor Dios nuestro, Jesucristo, dice: «Todas las veces que hicisteis esto a uno de estos mis hermanos más pequeños, a mí me lo hicisteis». Hoy, la conciencia de toda persona honesta está del lado del pueblo que sufre en Ucrania. Ninguna actividad humana puede ser bendecida por Dios, excepto la que protege al hombre. Por eso, cualquier política, ya sea eclesiástica o internacional, que proteja los intereses del agresor suena hoy muy ofensiva.

Hoy quiero hacer un llamamiento a todas las personas de buena voluntad para que se pongan del lado de Ucrania, porque no hay una tercera opción. O defendemos a la persona y su vida, o defendemos al asesino, al agresor y al que trae la muerte. Hoy invito a todos los que me escuchan a tomar la decisión correcta. Cristo dice: «Elige la vida».

¡Dios, bendice a Ucrania! ¡Dios, bendice a nuestro ejército ucraniano! Dios, seca las lágrimas de los niños, de las madres, de las viudas, de los huérfanos, de todos los que hoy se ven obligados a abandonar sus hogares, su patria. Dios, reúne a los hijos de Ucrania en su tierra ucraniana bendecida por ti. Dios, bendice a nuestro sufrido pueblo.

Que la bendición del Señor sea sobre ti, con su gracia y amor por la humanidad, ahora y siempre y hasta los siglos de los siglos. Amén.

¡Cristo ha resucitado! Ha resucitado de verdad.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }