Sacerdotes felices. Foto: Arquidiócesis de Milán

La maravillosa carta a los sacerdotes felices de serlo

Homilía del arzobispo de Milán, a modo de carta, a los sacerdotes.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Milán, 15.06.2023).- En ocasión de la «Fiesta de las Flores», celebración que tuvo lugar en la arquidiócesis de Milán el 9 de mayo, concretamente en el seminario arquidiocesano, el arzobispo Mario Delpini pronunció una homilía a modo de carta. Lo anterior debido a que quienes tenía delante era, sobre todo, el clero, los diáconos y los seminaristas. La homilía ha gozado de amplió eco por lo que supone de aliento en la vida de tantos sacerdotes que no ocupan las portadas de los periódicos y, sin embargo, están felices de ser sacerdotes al servicio del pueblo de Dios. Ofrecemos a continuación la traducción de esa «carta» deseando que llegue a tantos sacerdotes que quizá necesitaban leer un texto de este tipo en su vida y ministerio.

***

Carta a los sacerdotes felices de ser sacerdotes

Homilía con ocasión de la Fiesta de las Flores – Venegono –

Queridos hermanos,

deseo daros las gracias por vuestro ministerio y por vuestra vida entregada.

Me dicen que sois sacerdotes ordinarios, sacerdotes de todas las edades, sacerdotes que ejercéis todo tipo de ministerio, sacerdotes que estáis en todas las partes de nuestra diócesis. Me dicen que vivís años de pleno vigor y salud y también años de cansancio, de enfermedad, años agobiados por el peso de los años.

Me dicen que una cosa os caracteriza: sois sacerdotes felices de serlo.

Algunos piensan que se trata de una de las noticias falsas que circulan por las redes sociales. Otros dicen que es el eslogan de una campaña de propaganda organizada para reclutar personal para una institución como la diócesis de Milán, que se queja de tener muchos puestos vacíos.

Algunos creen que es imposible ser sacerdote y ser feliz: condenado a la soledad, agobiado por compromisos que no dejan respiro, rodeado de un clima de indiferencia cuando no de sospecha y desprecio sistemáticos, ¿cómo se puede ser feliz?

Sin embargo, tengo informadores fiables que me dicen que sois sacerdotes felices de serlo.

Me dicen que cada noche se oye en todos los rincones de la diócesis elevar un cántico asombroso que sorprende al mundo entero: «mi alma glorifica al Señor, y mi espíritu exulta en Dios mi Salvador».

Incluso me cuentan que el aniversario de la ordenación lo celebráis como una fiesta y que en esos días os pasáis horas en alguna iglesia dando gracias al Señor por ser sacerdotes y tenéis tantos motivos para dar gracias que el tiempo nunca es suficiente. También me cuentan que resulta que sois tan felices que de vez en cuando vais a visitar a otros sacerdotes para compartir vuestra alegría o incluso para apoyar, animar, consolar a algún hermano que esté pasando por momentos de tristeza y desolación.

La admiración y el asombro me llevan a escribirte estas pocas líneas.

Me gustaría preguntarle: ¿cuál es el secreto de su alegría? ¿Tienes acaso alguna receta secreta?

Porque no creo que seáis siempre aplaudidos y populares: también vosotros sentís la hostilidad del enorme dragón rojo que se ensañó contra la mujer del Apocalipsis y salió a hacer la guerra contra el resto de su descendencia, contra los que guardan los mandamientos de Dios y sostienen el testimonio de Jesús. Y, sin embargo, son felices.

No me imagino que la razón de tu alegría sea el resultado de tu trabajo: la obsesión por las estadísticas infecta a todo el mundo, y las estadísticas decretan sin ceremonias el declive de los números y el declive de la autoridad del sacerdote y de la Iglesia. Sin embargo, estáis contentos.

Que estéis contentos de ser sacerdotes no puede ser el hecho de que hayáis cumplido vuestro deseo. De hecho, muchos de vosotros os habéis hecho sacerdotes con una imagen de sacerdote que tiene su parroquia, que encuentra un pueblo que le espera y le escucha, que gestiona su papel expresando su originalidad y viviendo con los otros sacerdotes de esa buena vecindad que no molesta demasiado, y ahora vivís un ministerio que impone la confrontación con los otros sacerdotes, que debéis inventar una manera de haceros cargo de comunidades diferentes construyendo juntos formas de pastoral que encuentran resistencias y comportan fatigas un tanto exasperantes. Sin embargo, usted es feliz.

Los compromisos que pesan sobre tus hombros son también fuente de tensiones y preocupaciones porque tienes que pensar en gestionar estructuras sin tener competencia para ello, y no es fácil encontrar personas competentes que estén disponibles sin convertirse en maestros. Sin embargo, eres feliz.

Excluyo que estéis contentos porque el obispo sabe hacer bien su trabajo. En efecto, habría mucho que decir sobre sus elecciones y sus limitaciones. Sin embargo, ustedes están contentos.

Yo también estoy contento y me gustaría compartir mi alegría con todos los sacerdotes. Pero no soy muy creíble, porque me parece que dicen: «¡Es fácil ser feliz cuando se está fuera de la contienda, fuera de las molestias de las parroquias, fuera de las exigencias de la gente, fuera de la presión de los compromisos!».

Aquí me gustaría pedirte que reveles tu secreto y lo compartas con otros sacerdotes. Podrías ser más convincente que yo a la hora de vivir las recomendaciones de Pablo: «Alegraos con los que se alegran; llorad con los que lloran. Tened los mismos sentimientos los unos hacia los otros; no alberguéis deseos de grandeza… procurad hacer el bien ante todos los hombres. Si es posible, en la medida en que dependa de vosotros, vivid en paz con todos».

Mientras escribía esta carta, me preguntaba cuántos ejemplares debía imprimir, a qué direcciones debía enviarla. Imaginé hacer dos mil ejemplares, pero entonces recibí protestas y reclamaciones de miles y miles de sacerdotes que me enviaron ángeles del cielo para decirme: «¿Y nosotros qué? Aquí somos una inmensa multitud de sacerdotes felices, ¡a nosotros también debes escribirnos!».

Por eso, para evitar franqueos excesivos e impagos insolidarios, he pensado leerla en esta ocasión y contar con vuestra colaboración para que esta carta mía llegue a todos los rincones de la diócesis.

+ Mario Delpini

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")