Dona ahora!
Santa Marta, 26 sept 2017 (Osservatore © Romano)

Santa Marta, 26 sept 2017 (Osservatore © Romano)

Francisco en Santa Marta invita a la familiaridad con el Señor

Estar con Él, mirarlo, escuchar su palabra a través de la oración. Vivir ese clima de la casa de Jesús

(ZENIT – Ciudad del Vaticano, 26 Sept. 2017).- “El concepto de familiaridad con Dios y con Jesús es algo más que ser discípulos o amigos. Lo indicó el papa Francisco este martes en la homilía de la misa matutina en la Casa Santa Marta, inspirándose en el Evangelio de san Lucas de hoy que relata cuando el Señor quien llama “madre”, “hermanos” y “familia” a quienes lo circundan y lo escuchan.

“Los que escuchan la Palabra de Dios y la ponen en práctica” es el concepto de familia para Jesús, una familia “más amplia de aquella en la que se viene al mundo”, dijo.

Esta actitud no es simplemente formal o educada sino que significa “entrar en la casa de Jesús: entrar en aquel clima, vivir ese clima que hay en la casa de Jesús. Vivir allí, contemplar, ser libres, allí. Sí, porque los hijos son libres, los que viven en la casa del Señor son libres, los que tienen familiaridad con Él son libres”.

“Los demás, usando una palabra de la Biblia son los ‘hijos de la esclava’, digamos así, son cristianos, pero no osan acercarse, no osan tener esta familiaridad con el Señor y siempre hay una distancia que los separa del Señor”, precisó.

Esta familiaridad con Jesús, indican los grandes santos, quiere decir “estar con Él, mirarlo, escuchar su palabra, tratar de ponerla en práctica, hablar con Él” a través de la oración: “aquella oración que se hace también por la calla: ‘Pero, Señor, ¿qué piensas?’. Ésta es la familiaridad, ¿no? Siempre”.

Recordó así que santa Teresa “encontraba al Señor por doquier, era familiar con el Señor, en todos partes. Incluso entre las ollas de la cocina, era así. Familiaridad con el Señor”.

Añadió el papa Francisco que familiaridad es permanecer en presencia de Jesús como Él mismo nos aconseja en la Última Cena o como nos recuerda el inicio del Evangelio. Y en particular cuando san Juan indica: “Éste es el cordero de Dios que quita los pecados del mundo. Y Andrés y Juan fueron detrás de Jesús” y, como está escrito, “permanecieron, estuvieron con Él toda la jornada”.

Así es la actitud de familiaridad, no aquella “buena” de los cristianos que se mantienen a distancia de Jesús, “tú allí y yo aquí”.

El Santo Padre concluyó invitando a “dar paso a esta actitud de familiaridad con el Señor. Aquel cristiano, con sus problemas, que va en el autobús, en el metro e interiormente habla con el Señor o, al menos, sabe que el Señor lo mira, que está cerca de él: ésta es la familiaridad, la cercanía, es sentirse de la familia de Jesús. Pidamos esta gracia para todos nosotros: comprender lo que significa familiaridad con el Señor”. “Que el Señor nos dé esta gracia”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación