Dona ahora!
Eric De Moulins Beaufort © Wikimedia Commons / Peter Potrowl

Monseñor Eric De Moulins Beaufort © Wikimedia Commons / Peter Potrowl

Francia: Mensaje del Arzobispo de Reims sobre el caso de Vincent Lambert

Persona dependiente por un accidente

(ZENIT – 14 mayo 2019).-  Ante las últimas noticias sobre el caso de Vincent Lambert, en las que se anuncia que el equipo de cuidados paliativos del Hospital de Reims interrumpirá la alimentación e hidratación de este paciente, el Arzobispo de Reims, Monseñor Eric de Moulins-Beaufort, y su Obispo auxiliar, Monseñor Bruno Feillet han enviado un mensaje.

Vincent Lambert es un ciudadano francés que sufrió un accidente de tráfico en 2008, quedando  tetrapléjico y en situación de dependencia.

En los últimos días, el equipo médico del hospital en el que Lambert se encuentra ingresado ha confirmado que procederán a suspender la alimentación e hidratación que se le suministraba hasta ahora a partir de la semana del 20 de mayo, a pesar de los recursos planteados por sus padres.

Dignidad de los más frágiles

En su mensaje, el Arzobispo y el Obispo Auxiliar de Reims señalan que “los especialistas parecían estar de acuerdo (…) en que Vincent Lambert, que ha sido tan dependiente desde su accidente, no está al final de su vida” y, aunque valoran la labor del equipo hospitalario que se ha ocupado de él durante años, consideran que “es sorprendente que el Sr. Lambert no haya sido transferido a una unidad especializada en el apoyo de pacientes en condiciones vegetativas o parciales”.

Reconociendo que el destino final del hombre es la muerte, el Arzobispo y el Obispo auxiliar de Reims afirman que “es el honor de una sociedad humana no permitir que uno de sus miembros muera de hambre o de sed e incluso hacer todo lo posible para mantener la atención adecuada. Permitirse rendirse porque tal cuidado tiene un costo y porque sería inútil dejar que la persona humana viva arruinaría el esfuerzo de nuestra civilización. La grandeza de la humanidad consiste en considerar como inalienable e inviolable la dignidad de sus miembros, especialmente los más frágiles”.

Acompañamiento

Y continúan: “Nuestras empresas bien equipadas están organizadas de modo que las personas en situaciones ‘vegetativa’ o de situación relacional estén acompañadas hasta el final por estructuras hospitalarias con personal competente. Sus familiares y amigos también deben acompañar a uno de ellos en tal situación”.

A continuación exponemos el mensaje completo del Arzobispo y Obispo auxiliar de Reims.

***

EL ARZOBISPO DE REIMS

Reims, 12 de mayo de 2019

Declaración sobre Vincent Lambert

Hace unas semanas, ya, el Consejo de Estado validó legalmente la decisión tomada por el equipo del sector de cuidados paliativos del Hospital Universitario de Reims en cuanto al Sr. Vincent Lambert. Por lo tanto, este equipo está confirmado en su responsabilidad de interrumpir la alimentación y la hidratación del Sr. Lambert según lo considere conveniente. El Dr. Sánchez anunció a la familia su intención de implementar su decisión en la semana del 20 de mayo. La muerte del Sr. Lambert está sellada, sean cuales sean los recursos intentados por sus padres.

Muchos están preocupados por la conclusión dada a lo que ha sido el “asunto de Lambert”.

Como Arzobispo de Reims y como Obispo auxiliar de Reims, sobre todo oramos por el Sr. Vincent Lambert, por su esposa, por su hija, por sus padres, sus hermanos y por todos sus amigos. También oramos por los médicos, enfermeras y cuidadores del Hospital Universitario de Reims que, durante años, se ocuparon de él. También oramos por aquellos que han tenido y aún tienen que decidir su destino. Agradecemos a los miembros de la capellanía que lo visitaron con regularidad siempre que ha sido posible.

La situación médica y humana de Vincent Lambert es singularmente compleja. Determinar el apoyo adecuado en su caso no es fácil. Cualquier juicio sobre ello es delicado. Lo que se ha vivido en torno al Sr. Lambert es único y no debe trasladarse a otros casos. Ante tales situaciones, no se puede garantizar que ninguna decisión humana sea perfecta, o incluso que sea la mejor. Una sociedad debe saber confiar en la profesión médica y respetar la decisión colegiada de los médicos que comprometen su responsabilidad profesional y humana. Los médicos, por su parte, deben aceptar tener en cuenta las opiniones de los familiares y alimentar sus decisiones con una reflexión ética sobre la responsabilidad de los seres humanos entre sí.

Los especialistas parecían estar de acuerdo, sin embargo, en que Vincent Lambert, que ha sido tan dependiente desde su accidente, no está al final de su vida.  Si bien acoge con satisfacción el compromiso de los equipos del Hospital Universitario de Reims, es sorprendente que el Sr. Lambert no haya sido transferido a una unidad especializada en el apoyo de pacientes en condiciones vegetativas o parciales.

Pertenece a la condición del hombre y su grandeza de tener que morir un día. Es bueno recordarlo en un momento en que algunas personas reclaman el derecho a morir cuando y cómo lo elijan, mientras que los profetas del transhumanismo anuncian el final de la muerte.

Pero es el honor de una sociedad humana no permitir que uno de sus miembros muera de hambre o de sed e incluso hacer todo lo posible para mantener la atención adecuada. Permitirse rendirse porque tal cuidado tiene un costo y porque sería inútil dejar que la persona humana viva arruinaría el esfuerzo de nuestra civilización. La grandeza de la humanidad consiste en considerar como inalienable e inviolable la dignidad de sus miembros, especialmente los más frágiles.

Nuestras empresas bien equipadas están organizadas de modo que las personas en situaciones “vegetativas” o de situación relacional estén acompañadas hasta el final por estructuras hospitalarias con personal competente. Sus familiares y amigos también deben acompañar a uno de ellos en tal situación. La confianza mutua entre estas diversas personas es la base necesaria para un buen acompañamiento. Muchos experimentan que este acompañamiento, si bien es difícil, contribuye a hacerlos más humanos. El deber de la sociedad es ayudarlos.

Oramos nuevamente y los invitamos a orar para que nuestra sociedad francesa no se comprometa en el camino de la eutanasia. Damos gracias a Dios por aquellos que son testigos diarios de la grandeza de cada ser humano llevando su vida a su término.

+ Eric de Moulins-Beaufort,
Arzobispo de Reims

+ Bruno Feillet,
obispo auxiliar de Reims

© Traducción de Zenit, Raquel Anillo

About Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación