Dona ahora!

Jueves Santo: Sentido y significado de la Misa Crismal

Por D. Adolfo Ariza, sacerdote de la Diócesis de Córdoba

(zenit – 8 abril 2020).- La Misa Crismal que concelebra el obispo con su presbiterio en la mañana del Jueves Santo, o bien en algunos de los días próximos dentro de la misma Semana Santa, es una de las expresiones más claras de la comunión de los presbíteros con el obispo.

Esta Semana Santa, con motivo de las medidas de prevención para evitar la propagación del coronavirus, la Misa Cristal se celebra en la mayoría de las diócesis con los templos a puerta cerrada, y con una pequeña representación del clero.

El Papa Pablo VI quiso, en efecto, que esta Misa fuera una fiesta del sacerdocio (cf. SC 57). Tal y como expresa el prefacio de la plegaria eucarística de este día, Cristo, “único pontífice de la nueva alianza”, “ha conferido el honor del sacerdocio real a todo su pueblo santo”, y “ha elegido a hombres de este pueblo, para que por la imposición de manos, participen de su sagrada misión”.

No en vano, en esta misma celebración, los presbíteros renuevan las promesas sacerdotales que formularon el mismo día de su ordenación sacerdotal ante el obispo y el pueblo santo de Dios.

Bendición de los óleos

En esta celebración tiene lugar la bendición del óleo de los enfermos y de los catecúmenos, así como la consagración del Santo Crisma. La Liturgia de la Iglesia recoge, así, el uso del Antiguo Testamento, en el que eran ungidos con el óleo de la consagración los reyes, sacerdotes y profetas, ya que ellos prefiguraban a Cristo, cuyo nombre significa el “Ungido del Señor”.

El óleo de los enfermos, cuyo uso atestigua la Carta del Apóstol Santiago, remedia las dolencias del alma y cuerpo de los enfermos, para que puedan soportar y vencer con fortaleza el mal y conseguir el perdón de los pecados.

La oración de bendición lo expresa así: “Tú que has hecho que le leño verde del olivo produzca aceite abundante para vigor de nuestro cuerpo, enriquece con tu bendición este óleo, para que cuantos sean ungidos con él sientan en cuerpo y alma tu divina protección y experimenten alivio en sus enfermedades y dolores”.

Con el óleo de los catecúmenos se extiende el efecto de los exorcismos, pues los bautizados reciben la fuerza para que puedan renunciar al diablo y al pecado, antes de que se acerquen y renazcan de la fuente de la vida.

Así queda reflejado en la oración de bendición: “Concede tu fortaleza a los catecúmenos […] para que, al aumentar en ellos el conocimiento de las realidades divinas y la valentía en el combate de la fe, vivan más hondamente el evangelio de Cristo, emprendan animosos la tarea cristiana, y […] gocen de la alegría de sentirse renacidos y de formar parte de la Iglesia”.

¿Qué es el Santo Crisma?

Con el Santo Crisma, consagrado por el obispo, se ungen los nuevos bautizados y los confirmados son sellados, se ungen las manos de los presbíteros, la cabeza de los obispos y la iglesia y el altar en su dedicación.

La consagración del Santo Crisma con el que somos ungidos expresa que los cristianos, injertados por el Bautismo en el Misterio Pascual de Cristo, hemos muerto, hemos sido sepultados y resucitados con Él, participando de su sacerdocio real y profético, y recibiendo por la Confirmación la unción espiritual del Espíritu Santo que se nos da.

La Primera Carta de Pedro nos adentra de este modo en la realidad de esta consagración: “Acercándoos a Él, piedra viva, desechada por los hombres, pero elegida, preciosa ante Dios, también vosotros, cual piedras vivas, entrad en la construcción de un edificio espiritual, para un sacerdocio santo, para ofrecer sacrificios espirituales, aceptos a Dios por mediación de Jesucristo” (1 Pe 2, 4-5).

Don Adolfo Ariza
Director del Instituto Superior de Ciencias Religiosas Beata Victoria Díez, de Córdoba

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación