Dona ahora!

Pentecostés © Cathopic/Marga López

Monseñor Enrique Díaz Díaz: “Ven, Padre de los Pobres”

Domingo de Pentecostés

Hechos de los Apóstoles 2, 1-11: “Todos quedaron llenos del Espíritu Santo”

Salmo 103: “Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra. Aleluya”

I Corintios 12, 3-7. 12-13: “Hemos sido bautizados en un mismo Espíritu para formar un solo cuerpo”

San Juan 14, 15-16. 23-26: “El Espíritu Santo les enseñará todas las cosas”.

 

La primera lectura de la vigilia de Pentecostés, me hace recordar la dura realidad que enfrenta nuestro pueblo frente al crimen, las divisiones y la violencia. El texto está tomado del libro de Ezequiel (37, 1-14) y nos narra una visión donde el profeta es colocado en medio de un campo de “huesos secos”, que representan  la casa de Israel desalentada, derrotada y sin esperanza. Al comentar en días pasados con un grupo de compañeros las difíciles situaciones tanto de las ciudades como del campo, sin querer, expresábamos las mismas palabras de desaliento: “Nuestros huesos están secos; pereció nuestra esperanza y estamos destrozados”. El Señor  hace contemplar en su visión al incrédulo Ezequiel, cómo el Espíritu actúa sobre aquellos huesos y al pronunciar las palabras mandadas, los huesos se empiezan juntar, a brotarles nervios y carne y a cubrirse de piel. Y finalmente, obedeciendo la orden, viene el Espíritu sobre ellos, reviven y se ponen de pie. ¿Solamente una visión? ¿Sueños y fantasías? Es palabra del Señor que levanta y sostiene a su pueblo por medio del Espíritu: “Les infundiré mi Espíritu y vivirán… yo, el Señor, lo dije y lo cumplí”. Es la misma esperanza y el único camino que tenemos para devolver la vida a nuestro pueblo.

¡Qué drástico cambio de los discípulos después de la venida del Espíritu Santo! Sí, en un primer momento se presenta a los apóstoles temerosos, con las puertas cerradas, pero después todo parece apertura, dinamismo y entusiasmo para predicar y vivir la Buena Nueva de la Palabra de Dios. Frente al Espíritu no se puede vivir con las puertas cerradas, se necesita abrir completamente puertas, ventanas y sobre todo el corazón para recibir su fuerza y la renovación tanto interior como exterior. Los primeros cristianos sorprendían por la frescura y espontaneidad con que vivían y anunciaban el Evangelio. Ahora a los cristianos se nos mira como anquilosados, fríos y calculadores, como temiendo que el Espíritu invada nuestras vidas y venga a desinstalarnos. El Espíritu es ante todo vida y dinamismo y con su fuerza invadirá nuestras vidas.

La imagen inicial refleja muy claramente lo que pasa entre nuestras comunidades: se han llenado de miedo y viven con las puertas atrancadas. La violencia se adueña de nuestras calles, los robos son el pan de cada día, los ejecutados ya no los percibimos lejanos sino caen a nuestro lado. Y cerramos las puertas y cerramos el corazón. Nos tornamos desconfiados y nos volvemos agresivos. Hemos perdido la confianza en las personas, peor, hemos perdido la confianza en nosotros mismos y el miedo se ha adueñado de nuestras vidas. Pero entonces escuchamos claramente la oración del salmo que nos lanza a confiar y a construir: “Envía, Señor, tu Espíritu a renovar la tierra”.  Y la súplica del salmista hoy se hace más realidad que nunca: encontramos una tierra destruida y saqueada, una tierra invadida de injusticias y dolor, una tierra que está a punto de colapsar por la insaciable voracidad de los hombres. Y ese no es el plan de Dios. El plan de Dios es una creación que sea alimento y patrimonio de todos los hombres para que todos puedan vivir con dignidad, para que todos tengan opciones de alimento y de trabajo, que todos puedan acceder a una educación digna  y a los bienes necesarios. El Espíritu viene a cambiar todo este sistema de injusticia. Pero no es sólo cambiar, sino transformar verdaderamente: corazón, personas y todo el universo.

Nuestras comunidades están, a veces, replegadas, ocultas, sin dar testimonio. Es como si no tuvieran alegría, perdón, paz y vida que transmitir. Se percibe un olor a viejo, a rancio, a temor. Necesitamos abrir puertas y ventanas y dejar que entren nuevos vientos. Necesitamos que el Señor resucitado se haga presente y nos transmita el soplo creador del Espíritu que infunde aliento de vida. Quien se deja invadir por el Espíritu, descubre que la fuente de su misión es el amor del Padre. Entonces, empieza a sentir y a vivir como Jesús. Se abre su corazón ante quienes sufren el dolor, la injusticia, la ignorancia, el hambre, el sinsentido. Y en su vida, no sólo es capaz de perder el miedo, sino que descubre que la plenitud y la realización están en ese salir de sí mismo y vivir para los demás. Persona resucitada es la que se deja guiar por el Espíritu de Dios hacia la aventura, la sorpresa, la novedad, la vida… Persona movida por el Espíritu es la que arriesga su vida para que haya nueva vida, la que defiende la vida amenazada, la que rompe los esquemas, la que se atreve a hablar el lenguaje nuevo del amor.

El día de Pentecostés se nos plantea como una nueva creación, algo completamente nuevo, que ni siquiera se podría antes imaginar. Miremos con atención: unos discípulos incrédulos, aturdidos, encerrados en sí mismos e incapaces de creer en la resurrección del Señor.  Para después presentárnoslos como los atrevidos, los valientes, los abiertos de ventanas y corazón, los capaces de asumir todos los riesgos de predicar el Evangelio. Así obra el Espíritu: llena por dentro y lanza hacia fuera. Como una fuente inagotable que necesita desbordarse, “Se llenaron todos del Espíritu Santo y empezaron a profetizar”. Por eso la secuencia es un continuo repetir e implorar la presencia del Espíritu: “Ven, Padre de los pobres… Ven… Ven…” Es insistente este grito que brota de lo profundo del corazón. En él se expresa toda el ansia de quien está sufriendo y busca el consuelo. De hecho más adelante encontramos ese anhelo de una “pausa en el trabajo y el consuelo en medio del llanto”. Esto lo actúa el Espíritu. En este día de Pentecostés abramos nuestro corazón y con mucha valentía pidamos que venga a sanar las heridas, que lave nuestras inmundicias, que fecunde nuestros desiertos y doblegue nuestras soberbias. No tengamos miedo: el Espíritu endereza, alienta, fortalece y anima. No tengamos miedo ni a la violencia ni a la maldad, el Espíritu está con nosotros. Pero se requiere la participación abierta de cada uno de nosotros. Que sepamos abrir las puertas cerradas, que no escondamos las heridas, sino que dejemos que el soplo del Espíritu sea un remanso de paz en medio de tantas tormentas.

Ven ya, Padre de los pobres, luz que penetra en las almas, dador de todos los dones. Fuente de todo consuelo, amable huésped del alma, paz en las horas de duelo. Ven, Dios Espíritu Santo.

About Enrique Díaz Díaz

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación