Dona ahora!
El Papa celebra la Misa en Santa Marta 11/12/2017 © L´ Osservatore Romano

El Papa celebra la Misa en Santa Marta 11/12/2017 © L´ Osservatore Romano

Santa Marta: “Dejarse consolar por el Señor en lugar de quejas y rencores”

Primera Lectura tomada del Profeta Isaías (Is 35, 1-10)

(ZENIT – 11 Dic. 2017).- “Dejarse consolar por el Señor en lugar de preferir las quejas y los rencores”, ha aconsejado el Papa Francisco.

Esta fue la exhortación del Santo Padre en la Misa matutina celebrada esta mañana, 11 de diciembre de 2017, en la capilla de la Casa de Santa Marta, donde el Papa reflexionó sobre la Primera Lectura tomada del Profeta Isaías (Is 35, 1-10) en la que el Señor promete a su pueblo la consolación.

El Papa Francisco concluyó su homilía afirmando que el mensaje de la Liturgia del día es el de “dejarse consolar por el Señor”: “El Señor ha venido a consolarnos”, afirmó el Papa. El mismo San Ignacio “nos dice que es bueno contemplar el oficio de consolador de Cristo” ha explicado Francisco, asemejándolo al modo con que algunos amigos consuelan a los demás.

Y, después, “basta pensar en la mañana de la Resurrección en el Evangelio de Lucas –ha continuado el Papa– cuando Jesús se aparece a los apóstoles y era tanta la alegría que no podían creerlo”. Muchas veces – indicó el Santo Padre– el consuelo del Señor “nos parece una maravilla”.

“Pero no es fácil dejarse consolar; es más fácil consolar a los demás que dejarse consolar. Porque tantas veces nosotros estamos apegados a lo negativo, estamos apegados a la herida del pecado dentro de nosotros y, muchas veces, preferimos permanecer allí, solos, o sea en la cama, como aquel del Evangelio, aislados, allí, y no levantarnos. `Levántate´ es la palabra de Jesús, siempre: `Levántate´”.

“Y no es fácil” –ha señalado Francisco– porque para dejarse consolar por el Señor “debemos despojarnos de nuestros egoísmos, de aquellas cosas que son el propio tesoro, ya sea la amargura, o las quejas, o tantas cosas”, ha propuesto el Papa.

“Nos hará bien hoy, a cada uno de nosotros, hacer un examen de conciencia: ¿cómo es mi corazón? ¿Tengo alguna amargura allí? ¿Tengo alguna tristeza? ¿Cómo es mi lenguaje? ¿Es de alabanza a Dios, de belleza, o siempre de quejas? Y pedir al Señor la gracia del coraje, porque en el coraje Él viene a consolarnos. Y decir: Señor, ven a consolarnos”, ha exhortado el Pontífice.

About Rosa Die Alcolea

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación