India: Un sacerdote asesinado y otros dos gravemente heridos en un atentado

Print Friendly, PDF & Email

El episodio no parece formar parte de la serie de ataques contra cristianos

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

NUEVA DELHI, 27 julio (ZENIT.org).- La sangre de sacerdotes católicos sigue derramándose en India, aunque en esta ocasión parece que no se trata de un acto ligado a la persecución religiosa que sufre desde hace tiempo la comunidad cristiana en el país.

Un sacerdote murió y otros dos quedaron gravemente heridos al caer bajo los disparos de hombres armados en el Estado nordoriental de Tripura, el pasado 25 de julio. Según la policía, su jeep, que se dirigía hacia la aldea de frontera de Kanhmun, se acercó a una especie de puesto de control instalado por hombres uniformados que posiblemente pertenecían al Frente de Liberación Nacional de Tripura (NLFT). Los falsos policías, según esta versión de los hechos, habrían abierto fuego contra el automóvil en el que viajaban los tres sacerdotes, pues el conductor, presa del miedo, en vez de detenerse, aceleró. El padre Victor Crasta murió al instante, mientras que sus compañeros, Paul Leo y Alfred Fernandes, quedaron gravemente heridos junto al conductor.

Los uniformados, según la policía, buscaban probablemente organizar un secuestro en la zona, pero la llegada del jeep con los sacerdotes habría provocado su violenta reacción.

Representantes de la Iglesia consideran que el asesinato no está directamente ligado a los episodios de persecución de cristianos que tienen lugar en el país desde hace dos años. «No creo que fuera un ataque por el hecho de que fueran cristianos, pero estamos tratando de buscar información en la zona», declaró el padre Hormis John, vicario general de la diócesis de Agartala.

El NLFT es uno de los grupos que militan en la zona para exigir la autonomía o la independencia de la India en esta región del nordeste, y entre sus filas hay cristianos.

La comunidad cristiana en la India ha sufrido una serie de ataques en los últimos meses. A inicios de julio, un sacerdote católico fue asesinado en el estado de Bihar. En junio, estalló una serie de bombas en las iglesias, en varios estados al mismo tiempo, y algunos vándalos profanaron cementerios, destruyendo las cruces de las tumbas.

Algunos misioneros han acusado de estos hechos a los grupos fundamentalistas hindúes, incluyendo al partido nacionalista hindú en el gobierno, el Bharatiya Janata Party. Los líderes hindúes han negado su responsabilidad, aunque aseguran que los misioneros cristianos provocan estos actos «al forzar la conversión de la gente».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }