El Papa reza por los marinos fallecidos en el sumergible ruso

CIUDAD DEL VATICANO/MOSCU, 23 agosto (ZENIT.org).- Al final de la audiencia de este miércoles, en la que participaron 40 mil peregrinos, muchos de ellos muchachos y muchachas que participaron en las Jornadas Mundiales de la Juventud, Juan Pablo II quiso recordar a los jóvenes víctimas de la tragedia militar y humana que ha dejado sin respiración a Rusia y al mundo entero.

Share this Entry

Se trata de la dramática muerte de los 118 marinos del sumergible «Kursk», ahogados a cien metros de profundidad en el mar de Barents. «La mayoría eran jóvenes», recordó el Santo Padre, expresando su «profunda participación en el dolor de los familiares» e invocando la misericordia de Dios para las almas de los difuntos.

Rusia les ha recordado hoy con banderas a media hasta, música fúnebre de cámara y programas televisivos de luto. El país llora a sus 118 héroes del Kursk que no dudaron en apagar los reactores nucleares del sumergible averiado, decretando así su muerte segura. Si no lo hubieran hecho, el Kursk hubiera podido, quizá, subir a la superficie, y se hubiera producido una desastrosa fuga radioactiva. La gente les quiere recordar así, como héroes. El dolor de los familiares de las víctimas es indescriptible. Muchos todavía no creen que sus seres queridos han muerto e imploran al comando de la flota que no se detenga y que siga tratando de entrar en todas las secciones del submarino.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")