Tommaso Reggio: un beato honrado por los judíos

Print Friendly, PDF & Email

Fundador del primer diario católico italiano de la historia

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, 1 septiembre (ZENIT.org).- Juan Pablo II elevará a la
gloria de los altares el próximo domingo, 3 de septiembre, a un obispo
italiano, Tommaso Reggio, que acaba de recibir un conmovedor homenaje por
parte de las comunidad judía internacional.

Al final de una ceremonia sumamente sugerente, el Feren Kayemeth Leisrael
(KKL, Fondo Nacional Judío) plantó el 30 de agosto un árbol de olivo
procedente de Jerusalén en el jardín de la casa generalicia de las
religiosas de Santa Marta, en honor de monseñor Reggio, fundador de esta
congregación religiosa.

El olivo ha sido donado por el Fondo gracias a la solicitud de Emanuele
Pacifici, presidente de la asociación de amigos de Yad Vashem, figura de
relieve en la comunidad judía de Roma, para agradecer a las religiosas de
Santa Marta la gran cantidad de vidas de judíos que salvaron durante la
persecución nazi.

El mismo Emanuele sobrevivió a la guerra al ser escondido por las
religiosas de Santa Marta en Settignano. Riccardo el padre de Emanuel, era
rabino jefe de Génova. Fue detenido por los nazifascistas y deportado a
Auschwitz, de donde nunca regresó.

En el encuentro en memoria de monseñor Reggio, se encontraban presentes
unas cincuenta religiosas, Edmondo Del Monte, representante italiano del
KKL y el mismo Emanuele Pacifici.

En la ceremonia, la madre superiora, sor Antonia, afirmó: «Allá, en el
cielo, el beato Tommaso Reggio estará seguramente encantado de ver un
árbol, cuya raíz se encuentra en Jerusalén, plantado por hermanos en su
nombre».

Y Emanuele Pacifici, en el telegrama enviado a las hermanas, citando el
salmo 84, ha escrito: «Bienaventurado aquel que ha fundado vuestra casa y
bienaventurados aquellos que vivirán en ella, pues continuamente te
alabarán». Y concluye: «Sea siempre bendito el nombre de Tommaso Reggio».

La figura de Tommaso Reggio (1818-1901) es realmente singular. Se entregó
de manera particular a la promoción de la cultura católica y de la
evangelización del mundo civil. Fundó y dirigió durante 26 años el primer
diario católico en Italia. Sus intuiciones y apostolados, en el mundo de
los lacios, de la política y del servicio a los pobres fueron proféticas.

En 1848, monseñor Reggio inventó la «doctrina de la noche», que consistía
en una celebración eucarística seguida por una clase de catecismo que tenía
lugar en el barrio más pobre de Génova, a las tres de la mañana. De este
modo, podían asistir los campesinos antes de salir al campo, los obreros y
los vagabundos y mendigos, que sentían vergüenza al participar en la misa
diaria.

En 1849 fundó el primer diario católico italiano, «El católico de Génova»,
con el objetivo declarado de anunciar el Evangelio, leer los hechos con una
óptica cristiana y defender los derechos de la Iglesia y de la religión.

En 1877, fue nombrado obispo de Ventimiglia, diócesis que se encontraba en
una situación sumamente difícil. El viejo seminario, que se caía a trozos,
sólo tenía siete alumnos. La pobreza de los fieles era tremenda. Los
sacerdotes, en su mayoría ancianos, tenían que trabajar la tierra, pues las
parroquias no podían garantizarles la comida.

Para promover la ayuda a los pobres, el 15 de octubre de 1878 fundó la
congregación de las hermanas de Santa María. En la regla de vida para estas
mujeres, escribió: «Volarán en ayuda de la indigencia» y será un vuelo sin
límites de tiempo, de espacio o de sacrificio. Estas religiosas, según su
fundador, deben ser inconfundibles por su capacidad de servir y de acoger a
todo hombre, en todo tiempo y necesidad. Realizan su labor a través de la
actividad asistencial y sanitaria, de la catequesis y de la enseñanza. Hoy
día las hermanas de Santa Marta, están presentes en Italia, Chile, Líbano,
Argentina, Brasil e India. En total, son 620 religiosas.

En 1892, fue elegido arzobispo de Génova. Falleció el 22 de noviembre de
1902, mientras participaba en una peregrinación, expresando el secreto de
toda su existencia: «¡Sólo Dios me basta!».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }