La «píldora del día después» no es un anticonceptivo, es abortiva

Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DE MÉXICO, 8 abril 2001 (ZENIT.org).- El primado dela Iglesia en México, el cardenal Norberto Rivera Carrera, ha constatado que la «píldora del día después» es abortiva, y que por tanto, sus efectos morales tienen la misma gravedad que el aborto terapéutico.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Al dirigir un mensaje a los asistentes al congreso para jóvenes «Desenmascarando los nuevos abortivos», el purpurado aclaró que este fármaco no es anticonceptivo, «como afirman algunos, porque desde el momento que el óvulo es fecundado hay vida».

«Que le pregunten a la mamá más sencilla», añadió. Cualquier duda sobre lo que lleva desde las primeras horas en sus entrañas le ofendería, añadió, pues desde el primer instante de la fecundación ya se encuentra determinado el programa genético, y todo lo que se haga después para eliminarlo no es más que pura técnica abortiva.

«Tenemos que hacer conciencia en todos los profesionales de la medicina y de las farmacias para que sean testigos del valor de la vida humana, defendiendo la más débil e indefensa, como es el caso del embrión humano, víctima inocente de una cultura y de una política incapaz de sostener adecuadamente la dignidad de la persona», propuso por el contrario el purpurado.

El arzobispo de la Ciudad de México se pronunció por una verdadera educación sexual que ayude a los adolescentes a vivir la sexualidad de forma responsable y manifestó que esa es una tarea urgente.

«Es tiempo de que nuestra sociedad más allá de las propagandas engañosas del sexo libre y del sexo seguro empiece a hablar y a educar en el sexo responsable», concluyó.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }