La crisis de vocaciones no debe rebajar su formación, dice el Papa

Mensaje a la Congregación del Espíritu Santo

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 27 mayo 2002 (ZENIT.org).- Juan Pablo II ha pedido que la crisis de vocaciones que atraviesan algunas diócesis y congregaciones religiosas no rebaje las exigencias de la formación de los futuros sacerdotes.

«El descenso de los seminaristas y de las vocaciones misioneras no debe atenuar la calidad del discernimiento, ni las exigencias espirituales y morales requeridas por el ministerio sacerdotal», escribe el pontífice en un mensaje hecho público este viernes.

«El anuncio del Evangelio a los hombres y a las mujeres de nuestro tiempo exige testigos fieles, animados por el Espíritu de santidad, que sean signos para sus hermanos a través de la fuerza de su palabra y sobre todo de la autenticidad de su vida», añade.

El pontífice hace esta invitación en un mensaje enviado al padre Pierre Shouver, superior general de la Congregación del Espíritu Santo, familia religiosa surgida en Francia que el próximo año cumplirá su tercer centenario.

La Congregación del Espíritu Santo cuenta con 3 mil religiosos, de los cuales casi 2.300 son sacerdotes. Esta familia religiosa tiene un carácter misionero que ha orientado al servicio pastoral de los pobres y marginados y a promover vocaciones entre las Iglesias jóvenes.

Por este motivo se le confió la dirección del Colegio francés de Roma, donde estudian los seminaristas y sacerdotes de las diócesis de Francia que realizan estudios universitarios en la Ciudad Eterna.

Esta congregación, al igual que otras diócesis o familias religiosas, experimenta ahora en algunos países la crisis de vocaciones.

En la labor de promoción de vocaciones en la Iglesia en general, el Papa recomienda a la congregación del Espíritu Santo que preste atención para «ayudar a los seminaristas a prepararse a su ministerio con una formación humana, intelectual, espiritual y pastoral que les permita integrarse en la vida eclesial de sus diócesis».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación