Compromiso de Cáritas tras el bombardeo y el terremoto en Afganistán

Atiende a 615.000 afganos en su país y en Pakistán

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

KABUL, 31 mayo 2002 (ZENIT.org).- Afganistán sigue atravesando una situación de emergencia. A los desastres de la guerra vino a sumarse el terremoto. Cáritas está haciendo todo lo posible para llevar ayuda en medio de grande dificultades.

«La tierra y la gente siguen temblando y muriendo: tras las bombas, este maldito terremoto», afirma Jude Barrand, punto de referencia en Kabul para la red de Cáritas, quien está todavía impresionada por el sismo que hace unas semanas ha golpeado le país.

Aunque con grandes dificultades, tras los bombardeos, Cáritas logró hacer llegar primeros auxilios, sobre todo tiendas y víveres, a la zona norte de Afganistán, la que más ha sufrido.

«Estamos utilizando –añade Jude– géneros de primera necesidad que estaban disponibles en la ciudad afgana de Herat, que geográficamente y logísticamente se presta para ser un buen punto de partida, al menos en la primera fase».

Cáritas de Pakistán ha puesto a disposición una base en la ciudad de Peshawar, cercana a la frontera afgana, donde se pueden encontrar fácilmente bienes de primera necesidad.

Desde el inicio de la crisis, la red internacional de Cáritas asiste a 33.320 familias con géneros de primera necesidad en Pakistán y Afganistán, en total 615.000 personas.

Ha puesto en marcha 10 clínicas móviles llegando a 276.000 pacientes. Se está haciendo cargo de 9.900 niños desnutridos y en 34 distritos ofrece asistencia sanitaria gratuita.

Además ha completado ya la reconstrucción de 354 casas, 115 pozos y 1.300 letrinas, proporcionando agua potable a cerca de 10.000 personas.

De aquí, el llamamiento a toda persona de buena voluntad: hacen falta 250.000 dólares para las intervenciones más urgentes. Las ayudas se pueden enviar a la Caritas más cercana indicando «Terremoto Afganistán».

La página web de la red internacional de Cáritas es http://www.caritas.org.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación