El Papa y el ministro de Exteriores alemán hablan sobre Irak y Europa

Fischer y la Santa Sede concuerdan en buscar una solución pacífica de la crisis

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 7 febrero 2003 (ZENIT.org).- La crisis de Irak y la futura Constitución Europea fueron los temas centrales del encuentro que mantuvo con Juan Pablo II este viernes Joschka Fischer, ministro de Asuntos Exteriores de Alemania, país presidente de turno del Consejo de Seguridad de la ONU.

Además de encontrarse con el Papa, Fischer fue recibido por el secretario de Estado vaticano, el cardenal Angelo Sodano, acompañado por el arzobispo francés Jean-Louis Tauran, secretario para las Relaciones de la Santa Sede con los Estados.

Joaquín Navarro-Valls, portavoz de la Santa Sede, ha explicado en un comunicado de prensa que la visita del ministro alemán «ha sido una ocasión propicia para un intercambio de opiniones sobre los problemas de la hora actual y, en particular, sobre la conocida crisis de Irak y sobre el tema del futuro tratado constitucional europeo».

«Sobre la situación en Oriente Medio –explica el documento–, se ha confirmado al ilustre huésped la posición de la Santa Sede expresada en numerosos documentos e intervenciones, a favor de la paz y de soluciones respetuosas del derecho internacional. Se ha subrayado también la responsabilidad de todas las partes para evitar un trágico conflicto».

«Por lo que se refiere al tratado constitucional europeo, la Santa Sede ha constatado que los valores y los elementos ya introducidos en el proyecto –difundido ayer [este jueves] y relativo a los primeros tres títulos del tratado– son fundamentales para la vida de la Unión», añade el protavoz vaticano.

«En este sentido, se ha expresado la sorpresa porque ha sido descuidado el estatuto jurídico de las Iglesias y de las comunidades religiosas. Por último, se ha formulado el deseo de que el actual proyecto sea perfeccionado y se llenen las lagunas», concluye el comunicado distribuido por Navarro-Valls.

El ministro ecologista, que confesó sentirse «muy impresionado» por su entrevista con el Papa, afirmó en una rueda de prensa: «compartimos con la Santa Sede una profunda inquietud por las consecuencias humanitarias para la estabilidad regional, así como para la lucha contra el terrorismo» que provocarían una intervención militar contra Irak.

Fischer puso en relación la solución pacífica de la crisis con el respeto de la resolución 1441 de las Naciones Unidas por parte del régimen iraquí y afirmó que el Vaticano apoya esta propuesta.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")