«Es la hora de renacer en la esperanza», dicen los obispos de Chile

En las conclusiones de su 85ª Asamblea Plenaria

Share this Entry

PUNTA DE TRALCA, 2 mayo 2003 (ZENIT.org).- El episcopado chileno ha lanzado una invitación a fortalecer la fe y a resurgir en la esperanza en medio de las dificultades que atraviesa el país y la Iglesia.

Así se contiene en el mensaje que, bajo el título «Renacer para una esperanza viva» (cf. 1 Pe 1,3), difundieron los obispos al término de la 85ª Asamblea Plenaria que les ha reunido en Punta de Tralca la semana pasada.

Durante el encuentro, los prelados constataron las dificultades económicas y de empleo que atraviesan los chilenos, la crisis de confianza en instituciones básicas del país y «el desconcierto frente a los cambios culturales y valóricos que también ha alcanzado a los medios de comunicación».

A este panorama hay que añadir la disminución de los matrimonios y «el resquebrajamiento de tantas familias», la caída de la natalidad y la «cuestionable orientación de la educación», entre otras circunstancias.

«Reafirmamos una vez más –recuerdan los prelados en su documento– que una Ley de Divorcio es contraria a la Ley de Dios y al bien común de la Nación. (…) En especial, queremos mejorar la preparación de los jóvenes para el matrimonio y ayudar a las familias a vivir con plenitud su vocación a ser íntima comunión de vida y amor».

«Al mismo tiempo –añaden–, queremos fortalecer la dimensión ética del trabajo y del servicio público a través de la difusión y puesta en práctica de la Doctrina Social de la Iglesia».

En la perspectiva del Bicentenario de la Independencia Nacional, los obispos de Chile ofrecen su colaboración a la refundación moral del país «a través de los más propio que tenemos», esto es, «una visión integral del hombre y de la sociedad» y «el anuncio de la Persona y del Mensaje de Cristo, único Camino, Verdad y Vida para la salvación del mundo».

Igualmente brindan su aportación al bien de la patria mediante una educación para alcanzar la paz, «basada en la verdad, la justicia, la solidaridad y la libertad, según la enseñanza de “Pacem in terris” (la encíclica de Juan XXIII)».

«Esta hora es la de un gran llamado de Dios a fortalecer nuestra fe en Cristo, Dios y hombre verdadero, vivo y presente entre nosotros, a renacer en la esperanza cristiana y en el amor al prójimo, especialmente a los que sufren», proclaman los obispos de Chile.

Durante la Asamblea Plenaria, el repentino fallecimiento del obispo de Arica, monseñor Renato Hasche Sánchez, s.j., la madrugada del jueves 24, produjo una gran conmoción entre sus hermanos en el episcopado.

«Con su muerte –expresan en sus conclusiones–, el Señor nos ha dado a todos una lección práctica de la fragilidad de nuestra vida humana y su sentido verdadero, cuyo fin es la comunión con Dios, por el poder de Cristo resucitado».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")