El Papa pide despertar en Adviento «la esperanza de paz»

Apremiante llamamiento a los líderes religiosos

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, 30 noviembre 2003 (ZENIT.org).- En el primer domingo de Adviento, período litúrgico de preparación de la Navidad, Juan Pablo II invitó a todos los creyentes a despertar en el mundo entero «la esperanza de la paz».

Al rezar la oración mariana del «Angelus» junto miles de peregrinos congregados en la plaza de San Pedro, el pontífice volvió a hacer un llamamiento a los líderes religiosos para que sean artífices de paz, en particular en Oriente Medio y África.

«¡Viene Cristo, el príncipe de la paz!», comenzó explicando el Santo Padre al ilustrar el sentido del Adviento. «Prepararnos para su Natividad significa despertar en nosotros y en el mundo entero la esperanza de la paz».

«Ante todo la paz en los corazones –aclaró–, que se construye deponiendo las armas del rencor, de la venganza, de toda forma de egoísmo».

«¡El mundo tiene una gran necesidad de esta paz!», siguió constatando y añadió: «Pienso de manera particular, con profundo dolor, en los últimos actos de violencia en Oriente Medio y en el continente africano, así como en los episodios que registra la crónica cotidiana en muchas otras partes de la Tierra».

El obispo de Roma renovó el llamamiento a los responsables de las grandes religiones que viene repitiendo en particular tras los atentados del 11 de septiembre: «¡unamos las fuerzas para predicar la no-violencia, el perdón y la reconciliación!».

Para los cristianos, concluyó, el Adviento debe ser «la espera» para abrir «los corazones a Aquel que trae, con su venida entre nosotros, el don inestimable de la paz a toda la humanidad».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")