Llamamiento de los obispos de Bolivia ante la realidad «lacerante» del país

Difundido desde su 78ª asamblea nacional, concluida el 29 de abril en Cochabamba

Share this Entry

COCHABAMBA, viernes, 30 abril 2004 (ZENIT.org).- Reunidos en Cochabamba en su 78ª asamblea nacional –21 al 29 de abril–, los obispos de Bolivia han lanzado un llamamiento al compromiso por la construcción de un país mejor ante la violencia, individualismo, afanes golpistas y corrupción que están agravando la situación.

El jueves, el presidente de la República, Carlos Mesa hizo su petición «más encarecida al conjunto del pueblo boliviano» para evitar la paralización del país, que vive un clima de inquietud por una huelga general e indefinida a partir del 3 de mayo de la Central Obrera Boliviana (COB) y de la Confederación Sindical de Trabajadores Campesinos de Bolivia.

Los líderes de la COB, Jaime Solares y el jerarca de los campesinos aymaras Felipe Quispe, que anunció el cierre de las rutas andinas que unen Bolivia con Perú y Chile, insistieron por su parte en el rigor de las medidas de fuerza, confirma «Ep».

La COB demanda la supresión de una Ley de Hidrocarburos, contraria a los intereses nacionales según Solares.

Publicamos a continuación el texto íntegro del documento de los prelados bolivianos.

Mensaje de los Obispos reunidos en Cochabamba
con motivo de su 78ª Asamblea General
al pueblo de Bolivia

¡NO TEMAN. VIVE EL SEÑOR DE VERAS!

Los Obispos reunidos en Cochabamba con motivo de su 78ª Asamblea General, en el gozo y la esperanza de la victoria de Cristo sobre la muerte, les saludamos con las palabras de la liturgia que han resonado en nuestros oídos en estos días de Pascua: «¡NO TEMAN. EL SEÑOR VIVE VERDADERAMENTE!».

FORMACIÓN EN LOS SEMINARIOS

Como tema central de la Asamblea hemos reflexionado acerca de la vida de los Seminarios de Bolivia, “corazón del corazón del obispo”. La formación de los candidatos al sacerdocio es motivo de interés, porque los sacerdotes son los llamados a ser los que transmiten los misterios del Señor, especialmente su Palabra y la Eucaristía. Apoyar a las vocaciones al sacerdocio es responsabilidad de toda la comunidad cristiana, sobre todo con la oración, el afecto y la solidaridad, asumiendo la invitación de Cristo: “Rueguen al dueño de la mies, para que envíe obreros a su mies” (Mt 9,38).

CONGRESO EUCARÍSTICO INTERNACIONAL

La Iglesia en América Latina celebrará, del 10 al 17 de octubre en Guadalajara – México, el 48º Congreso Eucarístico Internacional, con el lema: ”La Eucaristía, luz y vida en el nuevo milenio”. Este evento es una oportunidad propicia, también para nuestra Iglesia en Bolivia, para renovar nuestra fe en el gran regalo de Jesús a su Pueblo: LA EUCARISTÍA y para valorar la participación dominical en ella siguiendo la exhortación de Juan Pablo II en los documentos “Días del señor” y la “Iglesia vive de la Eucaristía”. Jesucristo vivo y presente en las formas de pan y de vino. Hemos acordado dar un mayor realce este año a la fiesta del CORPUS CHRISTI que ha de ser precedida de un triduo en nuestros templos catedrales y parroquiales. Con ésta y otras iniciativas nos unimos al caminar de toda la Iglesia, que vive de la Eucaristía, en la preparación del próximo Sínodo de los Obispos a celebrarse en Roma en el mes de octubre del 2005.

LA REALIDAD LACERANTE DE BOLIVIA

El estudio de estos temas no nos podían alejar de la realidad lacerante y conflictiva que estamos viviendo en nuestro país, más bien esto nos ha llevado a una detenida y profunda reflexión en el espíritu de oración y de escucha del Señor.

LA POBREZA Y SUS RAÍCES

La pobreza sigue siendo el problema más agudo en nuestro país; la gran mayoría de nuestro pueblo siente en carne propia las consecuencias de la pobreza que en demasiados casos raya en la miseria. La crisis económica generalizada y arrastrada desde años, hace más dura esta realidad.

Esta situación de pobreza y crisis económica está agravada, entre otras causas, por:

– La violencia y los conflictos sociales utilizados por varios sectores como instrumentos para alcanzar sus objetivos
– Los individualismos personales y de grupo, que los encierran en sus egoísmos y les hace perder de vista la búsqueda del bien común.
– La disgregación social, cultural y regional que nos aleja de la unidad, medio indispensable para construir una patria justa y fraterna para todos.

LA DEMOCRACIA Y EL PAÍS PELIGRAN

Ante esta realidad, los bolivianos nos sentimos intranquilos, desorientados, miedosos y desesperanzados, por no poder avizorar, en un tiempo razonable, un futuro mejor. La democracia está en peligro por la actuación de algunos partidos encerrados en sus viejas mañas, por algunos sectores de empresa, ciertos medios de comunicación y grupos extremistas que amenazan la convivencia pacífica empujando hacia la confrontación violenta.

CAMINOS DE PAZ

Sin embargo, no podemos dejarnos llevar por el pesimismo, pues en nuestro pueblo crece más y más la convicción de que se puede solucionar los problemas por vías pacíficas. Sólo los hombres de paz saben respetar la vida. Por eso apoyamos los llamados y esfuerzos a favor del consenso y de un diálogo sincero.

Hacemos nuestro este sentir que el Espíritu del Resucitado ha derramado en el corazón de nuestro pueblo sencillo y humilde: “La paz sea con ustedes” (Jn. 20,19 ) La paz del Señor que no es tregua ni equilibrio precario entre poderes opuestos, sino la plenitud de la vida y de los bienes compartidos entre hermanos y que nos abre a la escucha de la Palabra de Dios, nos apremia y compromete a decir:

¡NO A LA MUERTE!
– No a la Pobreza que rebaja la dignidad de hijos de Dios
– No a la Violencia que atenta contra la vida
– No al Individualismo que nos separa de los demás
– No los Afanes golpistas que cierran el camino a la democracia
– No a la Corrupción que impide la honestidad y la solidaridad
– No al Prebendalismo político que impide la participación de los mejores
– No al Narcotráfico que perjudica el porvenir de tantos jóvenes
– No al Autoritarismo que impide la participación ciudadana
– No a la intolerancia que rompe la convivencia fraterna.

¡SÍ A LA VIDA!
– Sí al Compromiso por la construcción de una Bolivia mejor
– Sí a la Vida digna para todos, conforme al plan de Dios
– Sí al Trabajo para todos, que dignifica a los hijos de Dios
– Si a la Paz, don de Dios y conquista nuestra
– Sí a la Unidad que nos lleva a integrar la riqueza de nuestras culturas y las distintas maneras de ver la realidad.
– Sí a la Democracia que hace posible una convivencia de hermanos
– Sí a la Honestidad, responsabilidad y transparencia que nos engrandecen como seres humanos.
– Sí a la Participación de todos en la vida del país
– Sí al diálogo que hace posible la búsqueda de soluciones concertadas

Hermanos y hermanas, como siempre estamos al lado de nuestro pueblo; asumimos sus ansias y deseos, sus gozos y fatigas, en el esfuerzo de que este proyecto de vida se haga realidad. Por eso, esperamos que se lleve a cabo en forma pacífica y democrática el programa que prevé la aprobación de la Ley de Hidrocarburos, el Referéndum y la Asamblea Constituyente.

NO TENGAMOS MIEDO

¡Es un camino difícil y arduo que nos espera! No tengamos miedo, el Señor vive de veras y está en medio de nosotros!

El miedo atenaza la esperanza y oscurece el futuro. Por eso, una vez más, como hicimos en varias oportunidades y especialmente en mayo del año pasado, les invitamos a orar por la paz, retomando la “ORACIÓN POR LA PAZ EN BOLIVIA”.

Imploramos las mejores bendiciones de paz y bienestar para todos los bolivianos, poniéndonos bajo la mirada y protección maternal de María Santísima, Rei
na de la Paz, que siempre ha caminado a nuestro lado.

[Texto distribuido por la CEB]

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")