Krzystof Zanussi: Los creyentes «tienen mucho que aportar al cine»

Print Friendly, PDF & Email

VALENCIA, lunes, 17 mayo 2004 (ZENIT.org).- El director de cine polaco Krzystof Zanussi considera los cristianos «tienen mucho que aportar» al cine, a pesar de que es evidente una cierta hostilidad contra los creyentes.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

«Existe desde hace años una cierta hostilidad recíproca entre los cristianos y el mundo de la cultura». «Es trágico que el público creyente no espere mucho del arte actual», afirmó al intervenir en el simposio internacional de cine de la Universidad Católica San Vicente Mártir de Valencia, que se clausuró este sábado.

Para Zanussi, «los obispos ven poco cine» y los creyentes «deberían interesarse más por el mundo del espectáculo», pues, en su opinión, «tienen mucho que aportar».

En opinión del cineasta, «el cine europeo actual está por debajo del de las décadas de los 60 y 70. Hay mucho material cinematográfico aburrido. Se tratan temas muy marginales, en búsqueda de escándalos que ya no escandalizan y que llegan a ser, incluso, banales».

Por otro lado, señala Zanussi, «la situación de la sociedad de consumo actual, del público de los medios de masas, no se interesa por los problemas profundos y existenciales. La dimensión metafísica no está presente en la creación artística de hoy en día porque no interesa al gran público, éste está interesado en lo ligero, en las cosas de poco peso».

Para Zanussi, los directores cristianos actuales «viven el mundo con más fe en Dios», y en ellos no es tan importante «la etiqueta de cristiano», sino «demostrar en la obra sus convicciones».

En el festival de cine el propio Zanussi presentó su última película «La vida como una enfermedad mortal de transmisión sexual».

En el acto, Zanussi señaló que el motivo que le llevó a realizar esta película es que «no me gusta la vida sin drama». Así, subrayó que en este film se observa la lucha del hombre contra su naturaleza, hacer lo que le plazca, incluso la posibilidad de quitarse la vida. Finalmente, el protagonista, enfermo terminal, descubre que «la vida no es de su propiedad». «Entiendo que la vida es un don, un regalo», añadió Zanussi.

Esta película ha recibido numerosos premios en festivales internacionales, además de obtener el aplauso de la crítica especializada a nivel mundial. Entre los galardones más importantes que ha recibido destacan los de mejor película en los festivales de Moscú, Gdynia, París, Belgrado, Mar de Plata, Edmonton y Copenhage, entre otros; así como el de mejor actor protagonista para Zapasiewicz en el Festival de Cine de Santa Bárbara (Los Ángeles).

La Universidad Católica de Valencia rindió con motivo del congreso un homenaje a Zanussi por su gran trayectoria cinematográfica en el que participó monseñor Agustín García-Gasco, arzobispo de Valencia y gran canciller de la Universidad Católica.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }