El Congreso Internacional de Misiología hace a África protagonista de la evangelización

Concluye el encuentro en Kinshasa (República Democrática del Congo)

Share this Entry

KINSHASA, martes, 20 julio 2004 (ZENIT.org).- Envío de sacerdotes de África a diócesis del continente o al extranjero e incidir en la formación de los laicos forman parte de las «recomendaciones finales» del Congreso Internacional de Misiología «Tertio Millennio» que se ha celebrado en Kinshasa (República Democrática del Congo) del 11 al 17 de julio.

«El futuro de la actividad misionera “ad gentes” de la Iglesia. Perspectivas para el siglo XXI» ha sido el tema del Congreso Internacional de Misiología «Tertio Millennio» promovido por la Conferencia Episcopal congoleña y bajo el patrocinio de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos.

Objetivos del Congreso han sido analizar las condiciones de la misión de la Iglesia y sugerir nuevas modalidades para realizar esta vocación.

«Nuestro Congreso ha puesto de relieve la importancia del intercambio entre las Iglesias, a varios niveles», se lee en el mensaje final, del que «Avvenire» se hace eco.

Un intercambio que puede concretarse, de acuerdo con el documento, también «en el envío por parte de las Iglesia de África de sacerdotes “fidei donum” a otras diócesis africanas o a Europa».

Para hacer eficaz este tipo de cooperación misionera, el Congreso recomienda, entre otros puntos, «la creación de un centro común e interafricano de preparación misionera y una colaboración entre las Iglesias regionales para coordinar los intercambios de personas y los objetivos».

La propuesta es «crear en África un centro de formación y de estudios sobre los desafíos y problemas de la misión dedicado a San Daniele Comboni, quien hace más de 100 años tuvo la intuición de formar a los propios misioneros directamente en África», explicó a «Fides» monseñor Tharcisse Tshishiku Tshibangu, obispo de Mbujimaiyi (R. D. Congo) y presidente del Comité Organizador del evento.

A los obispos del «Simposio de las Conferencias Episcopales de África y Madagascar» (SECAM) los congresistas piden «trazar un verdadero programa misionero con atención a la dimensión pastoral, pero también sociológico y político, para responder a los desafíos de las sectas», «de la miseria, de la pobreza y de la marginación política de África».

[El SECAM comprende las Conferencias Episcopales nacionales, las diez Conferencias Episcopales regionales y las asambleas de los jerarcas católicos de rito oriental presentes en África. La sede del secretariado está en Ghana. Ndr.]

El documento final recoge además la necesidad de la formación –también teológica— de los laicos, haciéndoles igualmente a ellos protagonistas de la vida misionera continental y de cada sociedad.

El Congreso –planteado a la luz de la carta apostólica de Juan Pablo II «Nuovo Millennio Ineunte»— ha lanzado «muchas propuestas interesantes que han sido recogidas en las conclusiones», aclaró monseñor Tshibangu.

«Una exigencia muy oída –insistió– es la de crear intercambio y relaciones entre las diferentes Iglesias particulares» , «entre las del norte y del sur del mundo», pero «también entre las del mismo continente». «Por ejemplo, en África debemos reforzar los vínculos entre nuestras Iglesias particulares», reconoció.

«Otra indicación en este sentido –añadió monseñor Tshibangu– ha sido la de crear contactos sistemáticos entre los teólogos de los distintos continentes, a fin de obtener un intercambio provechoso entre norte y sur, también en el plano teológico y doctrinal».

Además «a nivel operativo se ha sugerido organizar cada año en África un encuentro de misiología y de animación misionera de una semana de duración en colaboración con las Obras Misionales Pontificias. Estos encuentros deberían celebrarse la semana anterior a la Jornada Mundial de las Misiones», adelantó el prelado.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")