El Camino de Santiago obtiene el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2004

El arzobispado de Santiago agradece la distinción, que interpreta como un «signo de que Europa nació peregrinando»

Share this Entry

OVIEDO, martes, 7 septiembre 2004 (ZENIT.orgVeritas).- El Jurado del Premio Príncipe de Asturias de la Concordia 2004 anunció este martes en Oviedo la concesión de este galardón al Camino de Santiago.

El acta del jurado dice así: «como lugar de peregrinación y de encuentro entre personas y pueblos que, a través de los siglos, se ha convertido en símbolo de fraternidad y vertebrador de una conciencia europea».

Ante esta distinción, otorgada además en el marco del año santo compostelano, el arzobispado de Santiago, monseñor Julián Barrio, ha manifestado su alegría y agradecimiento y ha expresado que «este premio es un signo de que Europa nació peregrinando y que las raíces europeas se encuentran en el cristianismo, que asentó los valores comunes de referencia a todos los países miembros».

La Fundación Príncipe de Asturias cree que «la peregrinación a Santiago de Compostela nace en el contexto de una sociedad sacralizada, espíritu que aún se mantiene, aunque hoy en día se entremezclan otros aspectos (…) convirtiendo la peregrinación en un fenómeno de masas entre peregrinos y voluntarios que proceden de todos los rincones del mundo».

«Prueba de esta pujanza es que se calcula que a la finalización del actual Año Jacobeo, el próximo 31 de diciembre, Santiago de Compostela habrá recibido seis millones de peregrinos, una cantidad nunca alcanzada», puede leerse en una nota de prensa hecha pública hoy por la Fundación.

En 1993 la UNESCO destacó la importancia y la trascendencia del Camino de Santiago al declararlo Patrimonio Cultural de la Humanidad. Dos años después, el Consejo de Europa otorgó la distinción de Primer Itinerario Cultural Europeo al Camino, ratificando este apoyo en 2004 con la categoría de Gran Itinerario Cultural de Europa.

El Premio Príncipe de Asturias de la Concordia está destinado a galardonar «a aquella persona, grupo de trabajo o institución cuya labor haya contribuido de forma ejemplar y relevante, a la fraternidad entre los hombres, a la lucha contra la injusticia, la pobreza, la enfermedad o la ignorancia, a la defensa de la libertad, haya abierto nuevos horizontes al conocimiento o se haya destacado en la conservación y protección del patrimonio de la Humanidad».

A este Premio habían sido presentadas un total de 39 candidaturas procedentes Alemania, Argentina, Bolivia, Brasil, Burundi, Colombia, Cuba, Estados Unidos, Guatemala, Holanda, India, Islandia, Israel, México, Mozambique, Perú, Sudáfrica, Uruguay, Venezuela y España.

Éste ha sido el séptimo de los ocho Premios Príncipe de Asturias concedidos este año, en que cumplen su XXIV edición. Los galardones serán entregados el próximo mes de octubre en Oviedo, en un solemne acto presidido por el Príncipe de Asturias.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación