Contemplación, comunión, misión, ante un mundo flagelado por la violencia

Palabras antes de rezar la oración mariana del Ángelus

Share this Entry

CASTEL GANDOLFO, domingo , 12 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Publicamos las palabras que pronunció Juan Pablo II este domingo antes de rezar la oración mariana del Ángelus.

* * *

1. Según una antigua tradición, se celebra hoy la fiesta del Nombre de María. Ligado indisolublemente al de Cristo, este nombre es para los cristianos el más dulce, pues recuerda a todos a su Madre común. Al morir, Jesús le confió a todos como hijos.

Que María vele por la humanidad en esta hora marcada por sobrecogedoras explosiones de violencia. Que vele especialmente por las nuevas generaciones, deseosas de construir un futuro de esperanza para todos.

2. Percibí esta viva aspiración a un mundo de justicia y de paz también en los muchachos, en los jóvenes, y en los adultos de la Acción Católica Italiana, con los que me encontré el domingo pasado en Loreto, con motivo de su peregrinación nacional.

Doy gracias al Señor por haberme dado la oportunidad de participar en este importante acontecimiento eclesial, que culminó con la proclamación de tres nuevos beatos: Alberto Marvelli, Pina Suriano y Pere Tarrés i Claret.

Evocando su testimonio, quisiera recordar aquí las tres consignas que en Loreto confié a la Acción Católica: la «contemplación» para caminar por el camino de la santidad; la «comunión» para promover la espiritualidad de la unidad; la «misión» para ser fermento evangélico en todo lugar.

3. Que la Virgen ayude a la Acción Católica a continuar con entusiasmo en su compromiso de testimonio apostólico, trabajando siempre en cercana relación con la Jerarquía, y participando de manera responsable en la pastoral parroquial y diocesana.

La Iglesia cuenta con la activa presencia de la Acción Católica y con su fiel entrega a la gran causa del Reino de Cristo. Yo también tengo una gran confianza en la Acción Católica y aliento a todos sus miembros a ser testimonios generosos del alegre anuncio evangélico para volver a dar esperanza a la sociedad actual en búsqueda de paz.

[Traducción del original italiano realizada por Zenit. Tras rezar el Ángelus, el Papa saludo a los peregrinos en varios idiomas. Estas fueron sus palabras en castellano]

Saludo cordialmente a los peregrinos de lengua española. Que la Virgen María sea siempre modelo en nuestra vida para seguir fielmente a Cristo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación