Sólo un detenido por el brutal asesinato de un sacerdote católico en Kerala (la India)

Los fieles reclaman ampliar la investigación sobre el caso

Share this Entry

BOMBAY, domingo , 12 septiembre 2004 (ZENIT.org).- Un exponente del BJP (Bharatiya Janata Party), partido nacionalista hindú, ha sido arrestado por la policía india bajo la acusación de haber asesinado el pasado 28 de agosto al padre Job Chittilappilly en la parroquia de Thuruthiparambu, (diócesis de Irinjalakuda, en el Estado sudoccidental de Kerala).

El sacerdote, que durante 45 años desarrolló su labor pastoral en la comunidad católica de rito siro-malabar –fuertemente enraizada en ese Estado–, fue hallado muerto en la residencia de su parroquia de Nuestra Señora de Gracias con varias heridas de arma blanca.

Nada se había tocado o sustraído de la casa del padre Chittilappilly, quien estaba rezando el Rosario antes de la Santa Misa, que habría debido celebrar a las 6,30 horas, cuando fue asesinado a cuchilladas, «la primera vez que un sacerdote es asesinado a sangre fría en Kerala», denunció entonces monseñor Jacob Thoomkuzhy, arzobispo di Trichur.

Según informan este viernes fuentes de la agencia misionera «Misna», el arrestado por la policía se llama Reghu Kamar, tiene 25 años y en principio ya habría confesado el asesinato.

Las investigaciones preliminares apuntan a que el sujeto apuñaló hasta la muerte al sacerdote porque temía que pudiera convencer a los hindúes para que se convirtieran al cristianismo.

El detenido también tendría la intención de hacer revivir un templo hindú situado igualmente en Thuruthiparambu.

El templo, al lado de la iglesia de Nuestra Señora de Gracias, estaba cerrado desde hace dos décadas tras el asesinato de su “sacerdote” hindú y, de acuerdo con una creencia local, retomaría su actividad sólo después del sacrificio de otro sacerdote.

Tras conocer la noticia de la detención de Kumar –antiguo miembro del CPM (Partido comunista marxista) antes de entrar en el BJP–, fieles de la parroquia rodearon a la policía durante horas gritando en contra de las fuerzas del orden y acusándolas de un intento de «silenciar la conspiración que está detrás del delito y minimizar la situación acusando a un solo individuo».

El secretario general de la Conferencia de los Obispos Católicos de la India (CBCI), monseñor Percival Fernandez, ha recordado que «los cristianos en Kerala han vivido en paz y armonía durante siglos y el homicidio del padre Job es un intento de crear tensiones entre las comunidades por parte de personas de mala fe».

La CBCI ha pedido al gobierno de Kerala una investigación a nivel estatal sobre el crimen.

El sacerdote asesinado había recibido varias veces llamadas intimidatorias para que no visitara a familias hindúes, quienes por su parte le recibían gustosamente, pero no hacía «proselitismo».

Condenando el asesinato del sacerdote y la indiferencia del gobierno en el caso, el arzobispo de Trichur –capital de Kerala–, monseñor Thoomkuzhy, expresó a «AsiaNews» este viernes: «No nos detendremos hasta que no sean hallados los verdaderos culpables y revelados sus motivos».

La archidiócesis de Trichur ha organizado para el sábado una manifestación de protesta por el asesinato del padre Chittilappilly y la indiferencia de las autoridades.

Por su parte, la diócesis de Irinjalakuda, que también se manifestó el jueves por el mismo motivo, ha constituido un comité de 250 miembros a fin de obtener una indagación por parte de la Oficina central de investigación.

Kerala es conocido también como «el país de Dios» por la amplia presencia cristiana entre la población.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")