Federación Internacional de Bioética pide a Europa que impida la eutanasia a niños en Holanda

ROMA, miércoles, 22 septiembre 2004 (ZENIT.org).- En un comunicado del pasado día 15, la «Federación Internacional de Centros e Institutos de Bioética de Inspiración Personalista» (FIBIP) ha condenado la extensión de la eutanasia a niños y bebés en Holanda y ha lanzado un llamamiento a la Unión Europea para que intervenga a fin de proteger los derechos humanos.

Share this Entry

Es la reacción a la noticia difundida por los medios el 31 de agosto sobre la existencia de un acuerdo entre la magistratura holandesa y la clínica universitaria de la ciudad de Groningen que autorizaría la eutanasia en niños menores de 12 años hasta la edad prenatal lógicamente sin su consentimiento.

La FIBIP –que representa a 35 centros e institutos de Bioética en países de los cinco continentes– expresa «un juicio negativo y absoluto» respecto a esta ampliación, así como lo reitera respecto a la eutanasia y el suicidio asistido que ya respalda la ley holandesa desde 2002.

Y es que, según apunta la organización internacional, nadie puede disponer de la vida humana –ni siquiera de la propia–, porque ésta es un «bien fundamental para el individuo mismo y para la sociedad».

Pero «la extensión de la legalización [de la eutanasia. Ndr] a los niños y a los neonatos, donde no es posible el consentimiento, se trata de un agravio inconcebible», denuncia.

«No es sólo el sentido religioso, en especial el cristiano, el que lleva a denunciar este agravamiento de la negatividad de la ley –advierte la FIBIP–, sino que son la propia razón natural y el sentido de humanidad los que piden un replanteamiento sobre una perversión real de las normas civiles y sanitarias».

«Consideramos que Europa, en sus órganos institucionales, está legitimada a intervenir para impedir una interpretación tal del espíritu y de la letra de los derechos del hombre sancionados en la “Convención de los derechos del hombre y las libertades fundamentales” (Pacto de Roma, artículo 2)», se lee en el documento.

Por parte del Consejo directivo de la FIBIP firman el comunicado la profesora Maria Luisa di Pietro –de la Universidad Católica de Roma–, el profesor Gonzalo Miranda –decano de la Facultad de Bioética del Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (Roma)–, el obispo Elio Sgreccia –vicepresidente de la Academia Pontifica para la Vida— y el profesor Patricio Ventura-Juncá –de la Universidad Católica de Chile–.

El personalismo cristiano es la plataforma cultural que unió espontáneamente a Centros e Institutos de Bioética dando origen hace más de un año en Roma a la «Federación Internacional de Centros e Institutos de Bioética de Inspiración Personalista».

La FIBIP no se presenta como confesional, sino que está abierta a participantes de diversas religiones y tradiciones culturales, aunque hace especial referencia a la Iglesia católica.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación