El cardenal Rivera contribuye a mitigar la tensión política en México

Alerta ante los peligros de la violencia verbal o física para las instituciones del país

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

MÉXICO, lunes, 25 octubre 2004 (ZENIT.orgEl Observador).- En medio de la situación política de gran tensión que vive México –fruto de las confrontaciones entre partidos– la voz del cardenal y arzobispo primado de México, Norberto Rivera Carrera, se ha alzado para serenar los ánimos.

Tras celebrar este domingo la eucaristía, el cardenal Rivera expresó a los periodistas que, no obstante en México se goce del derecho a la libertad de expresión, «lo que no se puede hacer, porque va de por el país, es seguir faltando al respecto a las Instituciones».

«Porque un día se descalifica al Poder Judicial, otro día se toma la Cámara (del Congreso de la Unión), otro día se agrede el Presidente. México no puede continuar así porque eso provoca más violencia», dijo el purpurado ante los recientes acontecimientos de los «videoescándalos» políticos, la toma del Congreso por una facción de un partido y la agresión al convoy presidencial el pasado viernes en Ciudad Juárez, en el Estado de Chihuahua.

Ante el escándalo de videos que muestran la corrupción política, sobre todo de funcionarios del Distrito Federal, el cardenal Rivera Carrera abogó porque se dé a conocer lo que se tenga que conocer; «pero que no haya violencia, que no haya falta de respeto a las instituciones, que se dé a conocer aquello que se tiene que conocer por la ciudadanía y nada más» en un tiempo de transición.

«Hemos dejado un modelo político, estamos [caminando] hacia otro –añadió–. Es hasta cierto punto normal que sucedan estas cosas; pero corremos el riesgo, corremos el peligro, de que México sea el que sufra. Porque cuando se da toda esta confrontación, se retrasa el progreso del país».

A la pregunta sobre si los políticos son quienes deben cambiar, el purpurado insistió en que todos (los mexicanos) tenemos que cambiar, no solamente los políticos.

«Si fuera cuestión de políticos –concluyó–, México se podría arreglar en unos cuantos días. Pero yo creo que es cuestión de mentalidad de los mexicanos, tenemos que cambiar nuestra concepción. No podemos estar luchando por grupos o por partidos; tenemos que ver ante todo a México».

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación