Obispos argentinos instan a los políticos a convertirse al bien común

SAN MIGUEL (ARGENTINA), viernes, 12 noviembre 2004 (ZENIT.orgAica).- La Conferencia Episcopal Argentina, pidió a la dirigencia política que desempeñe un papel «decisivo» en el resurgimiento de la Argentina, e instó a hacerlo mediante «el abandono de viejas prácticas y la conversión sincera y desinteresada al bien común».

Share this Entry

<br>
También exhortó a toda la sociedad civil a vivir «con espíritu de justicia, veracidad, solidaridad, laboriosidad, procurando ser en ella como el fermento de la masa».

Tras reiterar que «Argentina atraviesa una crisis que tiene graves efectos económicos y políticos, pero sus raíces más profundas son morales y culturales», considera que «su extirpación supone un largo proceso de conversión de la conciencia de la ciudadanía».

«Con frecuencia nos comportamos como habitantes que nos aprovechamos de las riquezas de la patria, pero no somos ciudadanos deseosos de procurar el bien común», advierte el Episcopado en una carta titulada «Para profundizar la pastoral social».

El documento señala que el estudio del «Barómetro de la Deuda Social Argentina», elaborado por la Pontificia Universidad Católica Argentina –que se analizó durante la 88ª Asamblea Pleanaria que desde el lunes y hasta el sábado sesiona en la casa de ejercicios María Auxiliadora, de San Miguel–, ayuda a «captar de manera cruda el deterioro sufrido por grandes sectores del pueblo a lo largo de décadas».

«No sólo está afectada la capacidad de subsistencia de muchos argentinos (vivienda, alimento, salud, seguridad), sino que –puntualiza– están heridos niveles profundos de su personalidad».

Asimismo, indica que «la deuda social se compone de privaciones que ponen en grave riesgo el sostenimiento de la vida, la dignidad de las personas y las oportunidades de florecimiento humano. Su mayor inmoralidad reside en el hecho de que ello ocurre en una nación que tiene condiciones objetivas para evitar o corregir tales daños, pero que lamentablemente pareciera optar por agravar aún más las desigualdades».

Los obispos señalan luego que durante el plenario también se ocuparon de «la justa distribución de la tierra» y advierten que «es preocupante la desaparición de miles de medianas y pequeñas explotaciones agropecuarias, la migración casi forzada de los pequeños productores que van a engrosar los barrios periféricos de las grandes ciudades, la concentración de la propiedad de la tierra en manos de pocos, el despojo de derechos inalienables a los viejos habitantes del campo, la situación del hábitat de los aborígenes y sus derechos al mismo, el deterioro del medio ambiente a raíz de emprendimientos conducidos en forma no racional».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación