Un inicio de pontificado lleno de simbólicas novedades

Print Friendly, PDF & Email

El palio, el «Anillo del Pescador» y la visita al sepulcro de san Pedro

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, domingo 24 abril 2005 (ZENIT.org).- Los ritos de inicio del pontificado de Benedicto XVI están llenos de simbólicas novedades, que no sólo caracterizaron la misa solemne de este domingo, sino también otros gestos que realizará en los próximos días.

Estos ritos fueron aprobados por el nuevo Papa pocas horas después de que el Colegio de los cardenales le escogiera como sucesor número 264 del apóstol Pedro.

La misa solemne de inicio de pontificado sustituye a la de coronación, abolida en el Pontificado de Pablo VI (1963-1978). Benedicto XVI ha querido darle un fuerte valor simbólico para resaltar la dimensión «petrina» (de Pedro) de su ministerio.

Las misas de inicio de pontificado de Juan Pablo I y Juan Pablo II, en 1978, no tenían una personalidad propia, eran más bien de carácter «sustitutivo».

Visita al sepulcro de san Pedro
Una de las novedades más significativas tuvieron lugar al inicio de la misa de este domingo con la visita al «tropheum» apostólico, donde se encuentra el sepulcro del primer obispo de Roma, bajo el baldaquino de la Basílica de San Pedro.

En una rueda de prensa concedida este sábado en el Vaticano, monseñor Crispino Valenziano, consultor de la Oficina de Celebraciones Litúrgicas Pontíficias, explicó el mensaje central de este gesto: Benedicto XVI no «ha sido elegido sucesor de Juan Pablo II, sino de Pedro».

El liturgista del Pontificio Instituto Litúrgico San Anselmo explicó que en el pasado, los Papas eran en ocasiones coronados ya en la Capilla Sixtina, mientras que otros lo eran en la basílica.

Sin embargo, el Papa Benedicto XVI ha dado inicio solemne a su pontificado en la plaza de San Pedro «pues es el lugar de martirio de Pedro», donde se encontraba el circo romano de Nerón, explicó, y no por motivos logísticos.

Valenziano, que también es miembro de la Comisión Pontificia de Arqueología Sacra, explicó que la misa de este domingo comenzó con una estación («statio») en el sepulcro de san Pedro para rezar para que «Pedro comience desde donde está Pedro».

El Santo Padre, acompañado por los patriarcas orientales, bajó desde el Altar de la Confesión de la Basílica de San Pedro hasta el llamado «tropheum», donde está el sepulcro del primer Papa. En ese momento, dos diáconos recogieron los dos símbolos que luego serían impuestos al Papa: el «Anillo del Pescador» y el «palio», que permaneció junto a la tumba de Pedro toda la noche.

El palio
El palio del Benedicto XVI es diferente al de los últimos Papas pues asume la forma del palio original, explicó Valenziano, quien es miembro de la Comisión Pontificia para los Bienes Culturales de la Iglesia.

Se trata de un antiguo símbolo episcopal tejido en lana pura, que los obispos romanos llevan desde el siglo IV para simbolizar el yugo de Cristo que lleva sobre sus hombros el «siervo de los siervos de Dios», como es conocido el Papa.

En esta ocasión, la novedad es que el modelo recuerda a los utilizados por la iglesia en el primer milenio y se inspira en los mosaicos medievales de algunos templos de Roma.

Mucho más grande que el utilizado por Juan Pablo II, recuerda las imágenes de «Jesús, buen pastor», pues el Papa lo porta sobre los hombros, como si se tratara de una «oveja perdida».

La representación simbólica del palio se completa con cinco cruces rojas, que recuerdan las «llagas del Crucificado y unos alfileres, símbolo de los clavos».

El anillo
Ya desde el primer milenio el anillo es la insignia propia del obispo. También en el caso del Papa Benedicto XVI se ha dado una novedad en este sentido: su anillo lleva grabado el mismo tema que el «sello papal» de plomo, el que usa el pontífice para sellar documentos.

Se trata de la imagen de San Pedro, la barca y las redes, y por este motivo se llama el «Anillo del Pescador», pues el primer Papa fue aquel pescador que, creyendo en la palabra de Jesús, echó su red fuera de la barca y pescó milagrosamente una gran cantidad de peces.

El anillo corresponde a la medida 24 («me gusta 24, es el doble de 12») comentó el nuevo Papa cuando lo probó por primera vez en referencia a los doce apóstoles, y ha sido forjado por la Asociación de Orfebres Romanos, en concreto por su vicepresidente, reveló monseñor Valenziano.

En la ceremonia, el cardenal Angelo Sodano, secretario de Estado, vicedecano del Colegio de los Cardenales, colocó el «Anillo del Pescador» en la mano derecha de Benedicto XVI.

Rito de obediencia
En la celebración de este domingo ha cambiado también el rito de la obediencia, protagonizado en el pasado sólo por los cardenales, que se arrodillaban ante el nuevo Papa. En este domingo lo realizaron doce personas: tres cardenales, un obispo, un sacerdote, un diácono, un religioso y una religiosa, un matrimonio y dos jóvenes recién confirmados, provenientes de todos los continentes, en representación de toda la Iglesia.

San Pablo Extramuros, enseguida
Otra de las novedades de este inicio de pontificado será la visita del Santo Padre este lunes, un día después del inicio oficial del pontificado, a la basílica de San Pablo Extramuros, donde se custodia la tumba de san Pablo.

El Papa ha querido visitarla inmediatamente, aclaró Valenziano, «para expresar el lazo inseparable de la Iglesia de Roma con el apóstol Pablo. Pedro y Pablo son los dos fundadores de la Iglesia de Roma».

Esta basílica, confiada por la Santa Sede a los benedictinos, es el templo en el que todos los años concluye la Semana de Oración para los Cristianos, por lo que ha asumido un importante significado ecuménico.

La toma de posesión de San Juan de Letrán
El Papa tomará posesión de su cátedra («incatedratio»), la basílica de San Juan de Letrán, catedral de la diócesis de Roma, el 7 de mayo.

En realidad, la catedral está dedicada a Cristo Salvador, sin embargo es conocida con el nombre de san Juan de Letrán porque «tanto Juan Evangelista como Juan Bautista indicaron al Salvador», puntualizó monseñor Valenziano.

En esta ocasión, y es otra novedad, durante «incatedratio» tendrá lugar «una celebración al Espíritu santo, que infunde sabiduría». La celebración, en la que el Papa se sentará por primera vez en su cátedra, «estará totalmente dedicada al Espíritu Santo», aclaró.

Visita a Santa María la Mayor
Todavía no se ha publicado la fecha, pero la visita del Papa a la cuarta basílica mayor de Roma (después de San Pedro en el Vaticano, San Pablo Extramuros y San Juan de Letrán) no se hará esperar.

El Papa irá a Santa María la Mayor a saludar con la oración «Ave Maria Stella» a María, salvadora del pueblo romano («salus populi romani»), imagen custodiada en esta basílica.

Después de saludar a la imagen con las palabras del Evangelio, Benedicto XVI pronunciará por primera vez una oración de Germano de Constaninopla, patriarca oriental, dedicada a la protección de los ciudadanos y visitantes de la ciudad. Y esta es otra novedad.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }