Ayuda a la Iglesia Necesitada se pone al servicio del Papa

Benedicto XVI saluda a sus representantes

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, miércoles, 8 junio 2005 (ZENIT.org).- Benedicto XVI saludó este miércoles al final de la audiencia general a los representantes de Ayuda a la Iglesia Necesitada, quienes le manifestaron la disposición de ponerse a su servicio.

El presidente y el asistente eclesiástico internacional de la Asociación, Hans-Peter Röthlin y el padre Joaquín Alliende Luco respectivamente, transmitieron al obispo de Roma las elocuentes palabras que el padre Werenfried van Straaten, fundador de la institución, dejó escritas en su testamento: «El deseo del Santo Padre debe bastar para aceptar un proyecto».

En el encuentro, los representantes de Ayuda a la Iglesia Necesitada entregaron un mensaje al Papa en el que recuerdan los estrechos vínculos de amistad y colaboración que le unen a la Asociación.

«Con razón, Ayuda a la Iglesia Necesitada le considera uno de los suyos, dado que nos ha apoyado personalmente durante muchos años. Además, nos ha regalado una de las descripciones más certeras de nuestro carisma al servicio del Pueblo de Dios y su actualidad, al escribirnos en 2002: “Ayuda a la Iglesia Necesitada ayuda a los creyentes en la necesidad, ayuda a la necesidad de la fe, y así hace lo que nuestro mundo más necesita», señala el mensaje.

En el texto también se destaca que «nuestro fundador, el padre Werenfried van Straaten, le apreciaba mucho» y «se identificó en los difíciles tiempos posteriores al Concilio con sus preocupaciones fundamentales».

El presidente y el asistente eclesiástico internacional de Ayuda a la Iglesia Necesitada, constataron que la homilía en el inicio de su Pontificado «ha tocado el corazón de nuestra Asociación».

Porque la motivación última de todo lo que emprendemos como asociación expresamente «pastoral», tiene su origen en la convicción creyente de que «únicamente donde se ve a Dios, comienza realmente la vida. Sólo cuando encontramos en Cristo al Dios vivo, conocemos lo que es la vida».

Fundada en 1947, AIN apoya a cristianos perseguidos y necesitados. Cuenta actualmente con filiales en diecisiete países. En su sede internacional de Königstein (Alemania) se financian anualmente unos diez mil proyectos presentados por sacerdotes, religiosos y obispos de más de 130 países del mundo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")