La ética cristiana no ahoga el amor, lo hace más sano y libre; asegura el Papa

Print Friendly, PDF & Email

En la vigilia del V Encuentro Mundial de las Familias

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Benedicto XVI aseguró a los cientos de miles de personas de los cinco continentes que participaron en la vigilia del V Encuentro Mundial de las Familias, que la fe y la ética cristianas no asfixian el amor, sino que lo hacen más fuerte y libre.

Según explicó el pontífice, esta gran fiesta de las familias cristianas, que originariamente había sido convocada por Juan Pablo II, tenía por objetivo precisamente ofrecer este testimonio.

De hecho, su discurso, leído en un fluido español, resonó después de haber escuchado testimonios de familias del mundo.

«Promover los valores del matrimonio no impide gustar plenamente la felicidad que el hombre y la mujer encuentran en su amor mutuo», aseguró el Santo Padre.

«La fe y la ética cristiana, pues, no pretenden ahogar el amor, sino hacerlo más sano, fuerte y realmente libre», afirmó.

Para ello, según el obispo de Roma, «el amor humano necesita ser purificado y madurar para ser plenamente humano y principio de una alegría verdadera y duradera».

El mismo Papa reconoció que «este encuentro da nuevo aliento para seguir anunciando el Evangelio de la familia, reafirmar su vigencia e identidad basada en el matrimonio abierto al don generoso de la vida, y donde se acompaña a los hijos en su crecimiento corporal y espiritual».

«De este modo se contrarresta un hedonismo muy difundido, que banaliza las relaciones humanas y las vacía de su genuino valor y belleza», aseguró.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }