El episcopado de Costa Rica desvela la raíz de la escalada de violencia cotidiana en el país

Tema de especial reflexión en su reciente Asamblea Plenaria

Share this Entry

SAN JOSÉ, martes, 5 septiembre 2006 (ZENIT.org).- «Desorden personal, familiar y moral» están alimentando la creciente violencia que a diario padecen los costarricenses, alerta el episcopado católico.

Con fuerte preocupación se analizó este tema en la 92ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal católica, celebrada en San José del 7 al 11 de agosto.

Y es que, aún valorando el esfuerzo actual de respuesta al fenómeno, la escalada de violencia y la inseguridad ciudadana recorren Costa Rica, lamentan los prelados del país en un mensaje difundido –bajo el título «He venido para que tengan vida y la tengan en abundancia (Jn. 10,10)»- con ocasión de su reunión.

«Agresión frecuente» «en las familias, en la vía pública y hasta en el deporte», además de «imprudencias al volante» como «expresión de prepotencia o de algún vicio que siembran dolor a muchas familias»: es el perfil de la violencia actual, describen.

Parece «que el modo de reaccionar violento se ha ido apoderando poco a poco de muchos», advierten.

¿De donde brota esa violencia?, se cuestionan los prelados: la raíz «no es otra que el desorden personal, familiar y moral».

«Y este desorden tiene como base los tres ídolos, el dios-dinero, el dios-poder y el dios-placer, ante los que se postra el hombre y la mujer modernos», denuncian.

Recordando que la violencia es un atentado «flagrante» contra los «derechos fundamentales de todo ser humano» -«su vida, su seguridad y su inviolable dignidad»-, exhortan a todos a construir «responsablemente un futuro de esperanza».

«La situación económica, social y de convivencia, demandan un esfuerzo concertado y generoso, para que el país que tanto amamos pueda salir adelante», reconocen, alentando además «al gobierno a favorecer y dignificar la vida matrimonial, familiar y social.

«No dejemos que la violencia suplante nuestra cultura de paz», piden los obispos de Costa Rica.

Por otro lado, aunque «hay que cambiar muchas cosas a fin de que se superen las desigualdades económicas y todos los ciudadanos puedan disfrutar de una vida digna», el episcopado subraya que la «vía de la confrontación» sólo empeora la situación.

Por eso, ante los Tratados de Libre Comercio [en negociación en la región latinoamericana con los Estados Unidos], piden «comprometerse, con ánimo sereno, y teniendo siempre en mente el bien común de Costa Rica, a buscar los caminos de entendimiento, dialogo y concertación en el recinto parlamentario y en todos los niveles ciudadanos a fin de lograr un acuerdo que haga posible el mantenimiento de la paz social».

[Texto íntegro del mensaje disponible en la sección «Documentos»
de Zenit].

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")