El Consejo sobre Derechos Humanos de Ginebra escucha la explicación de las palabras del Papa

Print Friendly, PDF & Email

De los labios del arzobispo Silvano Maria Tomasi

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

GINEBRA, martes, 19 septiembre 2006 (ZENIT.org).- Las palabras de Benedicto XVI sobre el islam sólo querían favorecer el diálogo entre las religiones y confirmar el rechazo de la violencia en nombre de Dios, ha explicado un representante papal al Consejo sobre Derechos Humanos de Ginebra.

Monseñor Silvano Maria Tomasi, observador permanente de la Santa Sede ante las instituciones de las Naciones Unidas en la ciudad suiza, dedicó totalmente su intervención a ilustrar el discurso papal del 12 de septiembre en la Universidad de Ratisbona, y confesó sus dudas sobre algunas reacciones desproporcionadas.

El discurso papal debe ser «enmarcado en su perspectiva adecuada, en un espíritu de diálogo pacífico y constructivo», afirmó el prelado en una intervención recogida por el informativo de «Radio Vaticano»

«Reconociendo los aspectos positivos de la modernidad», afirmó monseñor Tomasi, el Papa quiere «ampliar el horizonte de la razón para que incluya la dimensión de la religión y, a partir de aquí, comenzar un diálogo universal basado en la razón».

De este modo, añadió, es posible defender el valor humanístico de las culturas religiosas, incluido el islam.

Por lo que se refiere a la cita del Papa tomada del emperador bizantino medieval, confirmó que sólo quería subrayar que «la violencia es siempre irrazonable» e «incompatible con la naturaleza de Dios».

Y esto «es valido para todos los creyentes, incluidos los cristianos y los musulmanes».

De hecho, el obispo de Roma confirmó personalmente este domingo que esa cita relativa al islam «no expresa de ningún modo sus pensamientos personales». Por eso, recomendó monseñor Tomasi, el discurso del Papa «debe leerse en su integridad».

Es sorprendente, reconoció, «que las manifestaciones comenzaran incluso antes de que el discurso fuera traducido a un idioma comprensible por las personas que salieron de manifestación».

Estas manifestaciones, constató, se basaban «sólo en títulos engañosos aparecidos en los medios de comunicación», que tienen que «asumirse su responsabilidad».

El camino que hay que recorrer, concluyó el arzobispo, exige un «mayor conocimiento de los demás credos y culturas» e invitó a «un genuino diálogo y a un futuro de paz».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }