Fallece repentinamente el vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina

El arzobispo mexicano monseñor Luís Robles Díaz

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, domingo, 8 abril 2007 (ZENIT.org).- La Secretaría de Estado de la Santa Sede comunicó este sábado el repentino fallecimiento del arzobispo Luís Robles Díaz, vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, a los 69 años de edad.

En el dolor participa el cardenal Giovanni Battista Re, presidente de la misma Comisión, quien ha pedido la oración de todos los que le conocieron.

En una nota, la Secretaría de Estado ruega al Señor, que «conceda el reposo eterno al llorado prelado y que pueda vivir con Cristo, Buen Pastor, que ha amado, en la certeza de la resurrección».

Por último, se ha anunciado, que el próximo martes 10 de abril, se hará público la fecha y lugar de la celebración de las exequias.

Monseñor Robles nació en El Grullo, México, el 14 de abril de 1938. Tras ser ordenado sacerdote en 1963, en la diócesis de Autlán (Jalisco), entró al servicio de la diplomacia de la Santa Sede en 1967.

En el desempeño de esta labor, monseñor Robles trabajó en Honduras, Sudáfrica, Etiopía, Sri Lanka, Ecuador y Colombia.

En 1985, Juan Pablo II le nombró nuncio apostólico en Sudán, siendo consagrado obispo. En 1999 fue nombrado pro-nuncio apostólico en Uganda y en 1999 nuncio apostólico en Cuba.

El mismo Juan Pablo II le nombró en el año 2003 vicepresidente de la Comisión Pontificia para América Latina, en sustitución del obispo Cipriano Calderón Polo.

La Comisión Pontificia para América Latina tiene por objetivo «aconsejar y ayudar a las Iglesias particulares en América Latina».

En particular, desempeña esta función estudiando «las cuestiones que se refieren a la vida y progreso de dichas Iglesias, especialmente estando a disposición, tanto de los dicasterios de la Curia interesados por razón de su competencia, como de las mismas Iglesias para resolver dichas cuestiones» (Constitución apostólica «Pastor Bonus», n. 83).

A esta Comisión «le corresponde favorecer las relaciones entre las instituciones eclesiástica internacionales y nacionales, que trabajan en favor de las regiones de América Latina y los dicasterios de la Curia Romana» (ibídem).

La Comisión depende de la Congregación vaticana para los Obispos, motivo por el cual su presidente es el prefecto de ese organismo vaticano, en estos momentos, el cardenal Re.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")