Los obispos de Chile quieren renovar la esperanza «en el alma de Chile»

Declaración de la 93ª Asamblea Plenaria de la Conferencia Episcopal

Share this Entry

PUNTA DE TRALCA, martes, 24 abril 2007 (ZENIT.org).- La Conferencia Episcopal de Chile (CECh), al concluir su 93ª Asamblea Plenaria, manifestó la necesidad de mejorar la calidad de la política, y de recuperar su sentido más profundo: el servicio al bien común.

Los obispos de la CECh hicieron un llamamiento a quienes tienen responsabilidades en la conducción del país, a buscar siempre en sus decisiones el bien integral de las personas.

Así lo manifiestan en la declaración pública entregada este viernes 20 de abril, al concluir la Asamblea Plenaria, en Punta de Tralca.

En la declaración, que lleva por título «Renovemos la esperanza en el alma de Chile», los prelados también exhortan a mejorar la calidad de la política, recuperando su sentido más profundo de servicio al Bien Común.

«De nada serviría crear grupos de trabajo plurales y diversos si las políticas que se implementasen finalmente privilegiaran una mirada y excluyeran otras», manifiestan los obispos, al tiempo que desean que se acojan efectivamente las propuestas que se formulan con respeto, humildad y fundamento.

Afirman los obispos en su declaración que, a pesar de esfuerzos y logros en materia de justicia social, la espera de muchos pobres continúa. «Esperan ser escuchados, atendidos en el anhelo de ser protagonistas de su propia historia, incluidos en este mundo global y tecnificado que les margina», manifiestan.

Y agregan que también continúa la espera de los jóvenes. Consideran urgente reflexionar sobre las verdaderas raíces del descontento juvenil, sobre el rol de las familias, los padres y educadores y sobre la mirada que tiene el Estado hacia los jóvenes. Respecto de las lamentables manifestaciones de violencia protagonizadas por jóvenes en las últimas semanas, los obispos expresaron su preocupación frente a la anunciada puesta en vigencia de la Ley de responsabilidad penal adolescente.

«Esperamos que no sea una medida que ponga la atención del país sobre todo en soluciones punitivas, dejando de lado la prevención y la necesaria rehabilitación», precisan.

Sobre la iniciativa gubernamental para reformar la educación, los obispos valoraron todo cuanto ayude a mejorar la calidad de la enseñanza, y a hacer posible el acceso de todos a una educación digna, pero estimaron necesario que en todo este proceso se excluyan visiones ideologizadas y se escuchen las voces de todos los sectores involucrados.

Agregaron que este tema ser estudiado diligentemente en todos sus aspectos e implicaciones, para llegar a discernir sus fortalezas y debilidades.

«La Conferencia Episcopal de Chile, como lo ha hecho habitualmente, no dejará de ofrecer su aportación al bien común. Lamentamos la poca atención prestada a nuestra contribución, ofrecida a partir de una vasta experiencia y con la única intención de servir al país», sostienen los pastores.

Establecieron, asimismo, que los siguientes puntos son temas irrenunciables para la Iglesia: derecho a una educación de calidad y con equidad para todos, especialmente para los más pobres; una educación centrada en la persona con sus dimensiones religiosa, moral, intelectual, social; una educación que apoya y refuerza el derecho prioritario de los padres de familia a elegir la educación de sus hijos; una educación que, al margen de toda uniformidad, respete y favorezca tanto la libertad de acceso y de ofrecimiento del servicio educativo, de acuerdo a los propios proyectos educacionales que aseguran una sociedad democrática y plural; y una educación que estimule la construcción de un país más justo y solidario.

Los obispos creen que el Proyecto de Ley recientemente presentado constituye una gran posibilidad para que en el Parlamento, los legisladores puedan dialogar con el gobierno y la ciudadanía en torno a la educación, tema tan crucial para el desarrollo de nuestra sociedad.

En esta oportunidad, los obispos de la CECh aprobaron los aspectos prácticos de la primera Asamblea Eclesial Nacional para el próximo mes de octubre, que será precedida de Asambleas Diocesanas, en un amplio proceso de participación para preparar las Orientaciones Pastorales del Episcopado chileno para los próximos años.

También en esta Asamblea los obispos reflexionaron acerca de la aportación chilena a la V Conferencia General del Episcopado Latinoamericano y del Caribe. Además, dieron gracias al Señor por el recuerdo del vigésimo aniversario de la visita a Chile del Papa Juan Pablo II; por la vida, el ministerio y magisterio del Papa Benedicto XVI, de quien la Iglesia ha recibido recientemente la Exhortación Apostólica sobre la Eucaristía; y por el legado del Cardenal Raúl Silva Henríquez, en este año en que se celebra el centenario de su natalicio.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")