El arzobispo de Sao Paulo toma posesión en vísperas de la visita papal

Monseñor Scherer asume la guía pastoral de la mayor diócesis de Brasil

Share this Entry

SAO PAULO, jueves, 3 mayo 2007 (ZENIT.org).- El pasado domingo, en el día en el que la Iglesia invita a los fieles a mirar a Jesucristo contemplar al Buen Pastor, el nuevo arzobispo de Sao Paulo tomó posesión de su cargo proclamando la alegría de servir al Señor.

«Queremos servir al Señor con alegría y cumplir lo que agrada a Dios y manifiesta su gloria y su amor hacia la humanidad», dijo monseñor Odilo Pedro Scherer, de 57 años, hasta ahora obispo auxiliar de esa ciudad, en su homilía en la catedral.

Cerca de 3.500 fieles llenaron la sede de Sao Paulo para la ceremonia que duró tres horas.

Benedicto XVI ha nombrado también a monseñor Scherer secretario general adjunto de la Quinta Conferencia General del Episcopado Latinoamericano, que se inaugurará el 13 de mayo en Aparecida.

La achidiócesis de Sao Paulo tiene una población de 7.060.750 habitantes, de los cuales 5.154.357 son católicos. Son atendidos espiritualmente por 344 sacerdotes diocesanos, 460 sacerdotes religiosos, 8 diáconos permanentes, 828 religiosos no sacerdotes, y 1461 religiosas.

Entre las autoridades eclesiásticas y civiles, estaban el presidente de la Conferencia Episcopal, el cardenal Geraldo Majella Agnelo; el nuncio en Brasil, el arzobispo Lorenzo Baldisseri; el arzobispo de Río de Janeiro, el cardenal Eusébio Scheid; el arzobispo emérito de Río Janeiro, el cardenal Eugênio Sales

Monseñor Scherer inició su homilía agradeciendo al Papa Benedicto XVI la confianza puesta en él al confiarle esta nueva misión. Agradeció también la acogida de la Iglesia local, «las manifestaciones de apoyo y aprecio y las oraciones».

El prelado afirmó que «hoy esta Iglesia de Sao Paulo acoge a su nuevo obispo y pastor. En verdad, sin embargo, es Jesucristo, el gran pastor de la Iglesia, el verdadero ‘obispo de nuestra almas’, como afirma San Pedro».

«El llama y reúne a su pueblo entre todos los pueblos, razas y culturas; también aquí en Sao Paulo guía a las ovejas a pastos verdes, por vías bien seguras, y las defiende en los peligros. Sigue dando su vida para que las ovejas reciban vida en abundancia».

«Y la Iglesia lo sigue, como discípula, y se esfuerza en oír su voz y en aprender cada día a cumplir su voluntad», afirmó.

El arzobispo comentó que Jesucristo quiere seguir sirviendo a la humanidad a través de su Iglesia.

«La Iglesia y sus organizaciones están al servicio de la comunidad humana y donde hay pies que lavar, hambre que saciar, lágrimas que enjugar, dolores que aliviar, allí está empeñada la misión de la Iglesia; allí deberán estar sirviendo también los discípulos de Jesús».

«Donde la vida y la dignidad de la persona están amenazadas o no respetadas, donde alguien sufre injusticias, allí hay una oveja del rebaño del Señor, allí está convocada la Iglesia de Jesucristo».

Monseñor Scherer invitó a todos los fieles a perseverar «en la realización de la obra de Jesucristo, cada uno en su comunidad y en la vocación que Dios le ha dado».

«Invito a todos a irradiar la alegría de la fe y de la pertenencia a la Iglesia, a través del testimonio de una vida santa», afirmó.

El Papa en Sao Paulo
La toma de posesión del nuevo arzobispo de Sao Paulo se produce apenas diez días antes del viaje de Benedicto XVI a Brasil.

«Tenemos la gracia y la alegría de acoger al Santo Padre Benedicto XVI en Sao Paulo y de acompañar, aquí, algunos actos importantes de su visita a Brasil», dijo el prelado

«Es un momento de gracia especial de Dios para Brasil; nuestra arquidiócesis, en modo especial, será agraciada por la canonización del beato fray Antonio de Santa Ana Galvão».

«Deseo invitar a todo el pueblo de Sao Paulo a acoger al Papa con fe y gran alegría; invito a toda nuestra Iglesia local de Sao Paulo a crecer en la adhesión sincera a la persona y el magisterio del sucesor de San Pedro, porque él tiene la misión de confirmarnos en la fe y en la vía de Jesucristo», concluyó.

Sao Paulo es la tercera diócesis más grande del mundo, después de la Ciudad de México y Guadalajara (México).

Tiene una población de 7.060.750 habitantes, de los cuales 5.154.357 son católicos. Son atendidos espiritualmente por 344 sacerdotes diocesanos, 460 sacerdotes religiosos, 8 diáconos permanentes, 828 religiosos no sacerdotes, y 1461 religiosas.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación