Príncipe jordano exige la liberación del arzobispo secuestrado en Irak

Comunicado del presidente honorario de la Conferencia de las Religiones por la Paz

Share this Entry

AMÁN, martes, 4 febrero 2008 (ZENIT.org).- Su alteza real el príncipe Hassan Bin Talal, presidente del Consejo de los Prefectos del Instituto Real para Estudios Religiosos, ha exigido la liberación del arzobispo secuestrado en Irak.

En un comunicado enviado en árabe a Zenit, el presidente honorario de la Conferencia Mundial de las Religiones por la Paz condena al mismo tiempo con duras palabra el asesinato de dos de los guardias de seguridad y del conductor del arzobispo caldeo de Mosul, monseñor Paulos Faraj Rahho.

«Estas acciones criminales van contra todo principio de convivencia humana y atentan contra nuestros valores religiosos y nuestros principios de comportamiento», asegura el príncipe.

«El cristianismo, que hunde sus raíces en la historia de esa nación herida, es testigo de la antigüedad del respeto arraigado hacia nuestros hermanos en religión, la gente del Libro (Ahl Al-Kitab), que han merecido nuestro afecto y nuestra protección desde los días del Profeta».

«Estamos desconcertados ante estos actos que golpean a hombres y mujeres que llevan el mensaje divino para diseminarlo entre las personas como mensaje de paz, de fraternidad y de amor», añade.

«Estas personas no deben ser víctimas de ningún tipo de violencia, y no tienen que pagar el precio de ningún conflicto político, independientemente de la situación o motivaciones», concluye.

 

Por Robert Cheaib

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")