Encuentro panortodoxo impulsa la unidad de los cristianos

Bartolomé I: San Pablo, el primer «teólogo de la unidad»

Share this Entry

ESTAMBUL (TURQUÍA), miércoles, 15 octubre 2008 (ZENIT.org).- San Pablo, la unidad de la Iglesia, la bioética, la creación, la laicidad y el anuncio cristiano al mundo. Son temas que emergen en la declaración final de un encuentro entre líderes ortodoxos que ha tenido lugar en Constantinopla (Estambul) con la presidencia del Patriarca Ecuménico Bartolomé I.

En su intervención inicial, el 10 de octubre, el Patriarca Ecuménico Bartolomé presentó al apóstol Pablo como quizá el «primer teólogo de la unidad» y recordó que «no se puede honorar a San Pablo de manera adecuada si simultaniamente no se trabaja para la unidad de la Iglesia».

El encuentro, llamado «Sinaxis», ha reunido a los mayores representantes de las Iglesias ortodoxas vinculadas al Patriarcado de Constantinopla durante tres días en El Fanar, la sede del Patriarcado Ecuménico, en Estambul.

«Para San Pablo la unidad de la Iglesia no es meramente un asunto interno de la Iglesia. Insiste tanto en mantener la unidad porque la unidad de la Iglesia está inextricablemente vinculado a la unidad de toda la humanidad», ilustró el patriarca.

Por otra parte, dijo que hoy la propuesta de la Ortodoxia «no debería ser agresiva, como desafortunadamente es a veces, sino dialógica, dialéctica y reconciliadora».

En un comunicado final después del encuentro, los líderes ortodoxos presentes realizaron un manifiesto final en el que recuerdan que a pesar de los conflictos internos en la Iglesia Ortodoxa por causas «nacionalistas, étnicas o extremismos ideológicos del pasado», es importante encontrar una manera para que la Ortodoxia tenga «impacto» en el mundo contemporáneo.

Recordando también al apóstol Pablo, afirman que «la obligación suprema de la Iglesia es la evangelización del pueblo de Dios, pero también de aquellos que no creen en Cristo», y esta obligación tiene que realizarse «no de manera agresiva o con varias formas de proselitismo» sino «con amor, humildad y respeto por la identidad de cada individuo y por la particularidad cultural de cada persona».

Los jerarcas han admitido que todos los cristianos ortodoxos «comparten la responsabilidad de la crisis contemporánea de este planeta con otra gente, sean creyentes o no» y han recordado la atención que merece la naturaleza y la sensibilidad ante la bioética, pidiendo que se cree un comité ortodoxo que ofrezca el punto de vista sobre varios temas bioéticos.

Además, reconociendo que los esfuerzos para distanciar la religión de la vida social constituye «la tendencia común de muchos estados modernos», recuerdan sin embargo que si bien el principio del estado secular tiene que ser preservado, es «inaceptable que se interprete este principio como una radical marginación de la religión de las esferas de la vida pública».

La brecha entre ricos y pobres «crece dramáticamente debido a la crisis financiera», han expresado los líderes ortodoxos, apostando por una «economía viable que combine la eficacia con la justicia y la solidaridad social».

La declaración final se puede leer en inglés y griego en http://www.ec-patr.org

Por Miriam Díez i Bosch

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")