Los obispos de Chile invitan a valorar, cuidar y promover las fuentes de empleo

Ante la grave crisis económica mundial

Share this Entry

SANTIAGO DE CHILE, viernes, 24 octubre 2008 (ZENIT.org).- El Comité Permanente del Episcopado llamó a empresarios y trabajadores, a autoridades y dirigentes políticos, a aportar su mayor esfuerzo para evitar que la crisis económica mundial golpee a los más pobres y a los trabajadores. También los obispos se pronunciaron sobre las elecciones municipales de este domingo.

“Fe y Solidaridad en tiempos de prueba, a ejemplo de san Alberto Hurtado” es el título del Mensaje de la Comisión Permanente de la Conferencia Episcopal de Chile (CECh) dado a conocer el 23 de octubre, con motivo del tercer aniversario de la canonización del sacerdote de la Compañía de Jesús.

El documento episcopal fue presentado por el obispo auxiliar de Santiago y Secretario General de la CECh Cristian Contreras. Recordando las palabras del Benedicto XVI sobre la situación financiera mundial, los obispos recuerdan que “cuando el afán del lucro y la acción especulativa sin límites se imponen en los mercados, la persona humana está construyendo su casa sobre arena”.

Los pastores valoran los pasos previsores que la Administración e instituciones del país ha venido dando y que le permiten enfrentar de mejor modo las consecuencias de esta crisis. De un modo especial saludan la colaboración de los principales actores nacionales convocados por el Gobierno para actuar unidos ante la crisis.

Los obispos expresan que no quieren “que una lógica fatalista termine instalando el miedo entre los agentes y los procesos económicos”.

La experiencia, lamentablemente, añaden “nos demuestra que los más perjudicados por estas crisis terminan siendo los grupos más vulnerables de la sociedad, los pobres, los predilectos de Jesús”.

En ese sentido, hacen un ferviente llamamiento “a todos los empresarios y emprendedores de nuestra patria, y a todos los trabajadores”. “Necesitamos valorar, cuidar y promover nuestras fuentes de empleo, dignificar el trabajo, hacerlo cada día mejor, comprender que un trabajo bien hecho y dignamente remunerado es el sustento de la familia, el pilar de nuestra sociedad”, exhortan.
Además de valorar el apoyo que se quiere dar a las Pqueñas y medianas empresas (Pymes), la Comisión Permanente pide “respetuosamente a empresarios y trabajadores, así como a las autoridades del Ejecutivo y del Parlamento, aportar su mayor esfuerzo para impedir, en todo cuanto nos sea posible, la pérdida de fuentes laborales”.

Citando palabras de san Alberto Hurtado –”el mundo está cansado de discursos (…) Quiere hechos, quiere obras”–, los obispos plantean que la opinión pública clama a sus dirigentes una mayor coherencia entre el decir y el actuar”.

Califican los comicios municipales de este domingo como un proceso de la más alta trascendencia para la vida de las personas y sus comunidades: “Es saludable para nuestra convivencia democrática que los electores puedan discernir, libremente y en conciencia, los proyectos y personas que mejor se acercan a sus ideales y valores, que mejor traducen sus propuestas en acciones, y que con mayor coherencia trabajan en favor del bien común”.

“Quiera el Señor –añaden- que los comicios transcurran en plena normalidad, y que el Compromiso de Amistad Cívica que los partidos políticos firmaron junto al arzobispo de Santiago en el mes de agosto, se traduzca en una jornada pacífica, sin triunfalismos ni revanchismos, por el mayor bien y progreso de todos», señalan.

Los obispos recuerdan que, para san Alberto Hurtado, la opción preferencial por los pobres es una opción genuinamente eclesial que remonta a Dios y a Cristo mismo. “¡Qué lección más contundente para aquellos que, ante el altar de un mal entendido ‘progreso’, exaltan la riqueza como un triunfo, el prestigio como ideal y el poder como la principal ambición!”.

Agregan que los cristianos están llamados a exaltar la solidaridad y la justicia como virtudes urgentes a verificar en nuestro tiempo: “Tres años después de su canonización, a todos nos duelen las injusticias sociales, los hechos de corrupción, y valoramos todas las acciones destinadas a dignificar a los más pobres y a hacerlos sujetos de nuestra historia. En estos tiempos en que las proyecciones económicas tambalean, estos énfasis deben ser reforzados”, expresaron los obispos, citando a san Alberto: “Sin justicia social no puede existir democracia integral”.

Para más información: http://www.iglesia.cl/

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")