Por primera vez llega la llama de Belén a México

Para llevar a todos los hogares una “luz de esperanza”

Share this Entry

 MÉXICO, martes 23 de diciembre de 2008 (ZENIT.org).Por primera vez ha llegado a México la llama que los scouts transmiten desde Belén y que se distribuye por Europa y Estados Unidos.

La llama llegó al Templo Expiatorio Cristo Rey (Antigua Basílica de Guadalupe) para quedarse encendida toda la Navidad hasta el 2 de febrero.

La llama que los scouts de Austria encienden todos los años en estas fechas en el mismo lugar donde nació Jesucristo se convierte año tras año en una red de transmisión que abarca diversos países de Europa, Estados Unidos y por vez primera México, según explica Fides, agencia de la Congregación vaticana para la Evangelización de los Pueblos.

La tradición nació en 1990, cuando dirigentes scouts austriacos emprendieron este gesto que pretende hacer llegar a todos los hogares una «luz de esperanza». El acto se fue extendiendo por toda Europa. También, los scouts norteamericanos viajaron este año para llevar la llama de Belén desde Austria hasta Nueva York. En Chicago, los mexicanos retomaron la Luz de Belén para hacerla llegar a México. Tras cruzar la frontera pasaron por Nuevo Laredo, Monterrey, San Luis, Querétaro y el 17 de diciembre llegaron a la ciudad de México. En su paso por las diversas ciudades la llama ha ido llegando a diversas comunidades y de este modo lograr que el 24 de diciembre, todos los hogares cuenten con la luz.

El rector del Templo Expiatorio Cristo Rey, monseñor Pedro Agustín Rivera, compartió la llama primeramente con los medios de comunicación y les encargó hacerla llegar a sus hogares y sus centros de trabajo, además, les pidió que transmitieran el mensaje a través de los noticiarios que representan.

Por último afirmó que la llama se mantendrá encendida en el monumento de la Villa hasta el 2 de febrero, día de la Candelaria, para que las familias puedan encontrarla allí y llevarla a sus hogares.  

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación