El cristiano puede derrotar el miedo a la crisis económica, según el Papa

A través de su servicio a los demás, aseguró al visitar un parroquia de Roma

Share this Entry

 ROMA, domingo, 29 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- Benedicto XVI consideró que il cristiano debe estar siempre al servicio del prójimo para derrotar, en este tiempo de «crisis social y económica», el miedo y la soledad con la confianza en Dios.

Así lo explicó esta domingo, en la mañana, durante su visita pastoral a la parroquia romana del Santo Rostro de Jesús en el barrio de la Magliana, en las afueras de la ciudad eterna, donde viven personas de pocos recursos, muchos inmigrantes.

En esta parroquia, en la que no caben más que 250 fieles y abarca a 15 mil habitantes, muchos de los fieles le acogieron bajo la lluvia para poder ver de cerca a su obispo. Entre ellos, se encontraban los ancianos del asilo del barrio, dirigido por las religiosas de la Congregación de las Hijas Pobres de la Visitación.

Algunos de los parroquianos reciben ayuda particularmente en estos momentos de crisis de la activa Cáritas local, así como de los siete movimientos eclesiales comprometidos con obras de evangelización y apoyo, como la Milicia de la Inmaculada (fundada por el padre Maximiliano Kolbe), el grupo de oración del Padre Pío, la comunidad Jesús Resucitado, tres comunidades del Camino Neocatecumenal, cinco centros de escucha de la Palabra en las casas, y la Comunidad de San Egidio.

La iglesia, que surgió en 1982 dedicada a san Maximiliano Kolbe, desde el año 2001 está dedicada al Santo Rostro de Jesús, un nombre sin precedentes para una parroquia romana.

«Sabemos que el sol, aunque esté escondido, existe, que Dios está cerca, que nos ayuda y nos acompaña», dijo el Papa haciendo referencia a las inclemencias meteorológicas.

«Por tato, en este sentido, queremos caminar hacia Pascua sabiendo que a nuestra vida pertenecen los sufrimientos y las dificultades, pero con la conciencia de que detrás está el sol de la Bondad divina».

Benedicto XVI exhortó a quienes le escuchaban a ponerse al servicio del prójimo, en particular, de quienes atraviesan dificultades a causa de la crisis económica, indicando como modelo a seguir, en la caridad, san Maximiliano Kolbe, quien sacrificó su vida en el campo de concentración nazi de Auschwitz para salvar a un prisionero, padre de familia.

«En nuestro tiempo, marcado por una general crisis social y económica, es muy meritorio el esfuerzo que estáis realizando, a través sobre todo de la Cáritas parroquial y del grupo de San Egidio para responder, en la medida de lo posible, de las expectativas de los más pobres y necesitados», dijo.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación