Obispo de Yola: Sin ayuda concreta, los cristianos nigerianos serán exterminados"

Print Friendly, PDF & Email

Llamamiento de monseñor Stefano Dami Mamza, desde la diócesis de Nigeria que actualmente acoge más de 5 mil refugiados que huyen de Boko Haram

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Hay un genocidio silencioso en Nigeria desde 2009 y está relacionado directamente con un grupo terrorista islamista conocido como Boko Haram (que literalmente significa «la educación occidental está «prohibida»o es un «pecado»). El nombre oficial es Jama‘at ahl as-sunna lidda‘awati wal-jihad (personas comprometidas con las enseñanzas del profeta para el proselitismo y la yihad). Este brutal grupo se fundó en 2002 en Maiduguri, en el norte de Nigeria, por el clérigo islamista Mohammed Yusuf.

Las estadísticas estiman que el número de víctimas por atentados terroristas va más allá de 20 mil muertos. Muchos de ellos han sido causados ​​durante congregaciones cristianas de oración. Sólo en el primer semestre de este año, 2.053 civiles murieron en unos 95 ataques, de acuerdo con el análisis detallado de los informes de los medios, así como las investigaciones de campo presentados por Allafrica.com.

El temor de las atrocidades de la banda terrorista ha llevado a la gente a huir de sus aldeas. El padre Michael Walsh, un misionero de la Orden de San Agustín (OSA) que trabaja en Nigeria desde hace 18 años, explica que es impensable esperar que la gente común pueda hacer frente a Boko Haram debido a la inferioridad de tácticas.

El grupo terrorista tiene años de entrenamiento y armamento sofisticado. Incluso el ejército nigeriano se puede considerar con insuficiente armamento. ZENIT ha pedido a monseñor Stephen Dami Mamza, obispo de la diócesis de Yola, que explique la amenaza a la que las comunidades cristianas se enfrentan. La respuesta del obispo fue inequívoca: los cristianos corren el peligro de ser totalmente exterminados.

                                                               ***
Hay un silencio ensordecedor sobre lo que está sucediendo en Nigeria, debido probablemente a guerras más «rentables» en todo el mundo. ¿Puede explicarnos lo que está pasando?

–Monseñor Stephen: La situación en el noreste de Nigeria es muy crítica sobre todo en el sur de Borno y norte de Adamawa. Estas regiones son en su mayoría áreas pobladas por cristianos, pero fueron invadidas por los miembros de Boko Haram, incluyendo mi pueblo natal, Bazza, conquistado por ellos hace unas dos semanas. Los que han tenido la suerte de escapar lo han hecho hacia las montañas. Los que no pudieron, fueron asesinados por los islamistas. Otros se vieron obligados a convertirse.
Las personas atrapadas en las montañas están sin alimentos ni agua potable y muchos están muriendo de hambre. La mayoría de los que escaparon han llegado a Yola y pasaron a ser desplazados internos. Todas las parroquias de Yola están llenas de personas desplazadas. En mi catedral contamos con más de cinco mil personas desplazadas registradas. Estos desplazados deben cubrir las necesidades básicas de la vida.

¿Qué peligros sufren las comunidades cristianas que están en Nigeria?
–Monseñor Stephen: Las comunidades cristianas del noroeste se enfrentan al peligro de ser exterminadas.

¿Por qué  no hay un resistencia real nacional y oficial contra Boko Haram?
–Monseñor Stephen: No hay ninguna asistencia de la comunidad internacional. Y nuestras fuerzas armadas no están tomándose en serio el manejo de la insurgencia, ya que están huyendo por temor a Boko Haram.

Está Boko Haram relacionado y financiado por el llamado Califato? En otras palabras, ¿cómo es que se están volviendo tan fuertes?
–Monseñor Stephen: Yo personalmente no sé quien financia de Boko Haram, pero parece que está fundado por grupos locales e internacionales e individuales.

¿Cuál es su llamado y solicitud al mundo en esta situación? ¿Cómo pueden ayudar la gente y las naciones?
–Monseñor Stephen: Mi llamado y solicitud en esta situación es a todo el mundo, para que vengan en nuestra ayuda antes de que seamos completamente exterminados. Nuestro ejército debe ser asistido para controlar la situación. Necesitamos materiales de ayuda para aquellos que están siendo desplazados internamente. La gente se muere de hambre, de enfermedades y no tienen ningún refugio.

Share this Entry

Robert Cheaib

Docente di teologia presso varie università tra cui la Pontificia Università Gregoriana e l’Università Cattolica del Sacro Cuore. Svolge attività di conferenziere su varie tematiche che riguardano principalmente la pratica della preghiera, la mistica, l’ateismo, il rapporto tra fede e cultura e la vita di coppia. Gestisce un sito di divulgazione teologica www.theologhia.com. Tra le sue opere recenti: Un Dio umano. Primi passi nella fede cristiana (Edizioni san Paolo 2013); Alla presenza di Dio. Per una spiritualità incarnata (Il pozzo di Giacobbe 2015); Rahamim. Nelle viscere di Dio. Briciole di una teologia della misericordia (Tau Editrice 2015); Il gioco dell'amore. 10 passi verso la felicità di coppia (Tau Editrice 2016); Oltre la morte di Dio. La fede alla prova del dubbio (San Paolo 2017).

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }