Teólogo musulmán: demonizar el islam ayuda a los terroristas

Adnane Mokrani, profesor en el Pontificio Instituto de Estudios Árabes e Islámicos, explica que el objetivo de los radicales es crear división

Share this Entry

«Condenar la violencia es un deber moral, especialmente condenar la violencia que tiene lugar en nombre del islam y por lo tanto por personas que pretenden ser más musulmanas que los demás. Y por eso, para defender los principios islámicos, para evitar la confusión entre el terrorismo y el islam, el deber de los líderes religiosos, de los eruditos musulmanes, es denunciar y explicar el verdadero mensaje del islam». Lo ha afirmado hoy Adnane Mokrani, teólogo musulmán, profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana y del Pontificio Instituto de Estudios Árabes e Islámicos (PISAI), al comentar la invitación realizada por el papa Francisco a los líderes religiosos, políticos e intelectuales musulmanes para que condenen cualquier interpretación fundamentalista y extremista de la religión, tratando de justificar los actos de violencia.

En declaraciones a Radio Vaticano, Mokrani ha señalado que «la condena no es suficiente, porque la denuncia puede ser ocasional: necesitamos un programa de educación, un esfuerzo continuo para llegar a los jóvenes, a los grupos sociales más alejados, con mayor riesgo de ser contaminados por este virus del fundamentalismo. Así podremos prevenir e intervenir pronto, antes de que sea peor».

«El fundamentalismo religioso rechaza a Dios –ha dicho el Santo Padre– relegándolo a mero pretexto ideológico». «Ciertamente –ha comentado el teólogo musulmán–, porque el exclusivismo radical del extremismo religioso no sólo rechaza al otro humano, al otro religioso, sino que se presenta como un juez que juzga en el lugar de Dios, y sólo Dios sabe lo que hay en los corazones de los hombres y sólo Dios puede juzgar nuestra fe y nuestras intenciones». «Declararse juez de las almas –ha añadido– es una blasfemia, es un acto anti-religioso y anti-islámico».

Como presidente del Centro Interreligioso para la Paz, Adnane Mokrani ha argumentado que demonizar a los musulmanes y su religión ayuda a los terroristas. «El objetivo de los terroristas es crear división, una polarización entre los dos campos opuestos», ha explicado. «No debemos caer en esta trampa, porque los musulmanes en Europa son ciudadanos, forman parte de esta sociedad como inmigrantes, y también como ciudadanos. Son seres humanos, tienen sus derechos, y por lo tanto debemos dejar fuera las emociones, la reacción emocional, y razonar para no hacer lo que quieren los terroristas: dividir y sembrar el odio», ha enfatizado. «Así –ha concluido el profesor– corremos el riesgo de perder el alma y si perdemos nuestros valores universales, basados en la igualdad, la dignidad humana, la libertad, reaccionando mal a la provocación del terrorismo, significa que corremos el riesgo de perder la guerra contra el terror».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación