Archbishop Josef Wesolowski as he participates in a mass in Saint Domain (Dominican Republic)

ANSA

La autopsia de Wesolowski confirma la muerte por infarto

El exnuncio de la República Dominicana, falleció el pasado 28 de agosto. Estaba pendiente de ser juzgado por el Tribunal Vaticano por delitos de pederastia y posesión de material pornográfico

Share this Entry

La cancillería del Tribunal de Primera Instancia del Estado de la Ciudad del Vaticano recibió el 14 de diciembre,  el informe de los análisis químicos y toxicológicos efectuados sobre las muestras del cadáver de monseñor Jozef Wesolowski en el curso de la autopsia.

El informe, indica una nota de la oficina de prensa de la Santa Sede, confirma definitivamente el resultado del examen necroscópico, es decir que la muerte fue causada por un evento natural (infarto agudo de miocardio) con exclusión de otras causas exógenas.

Asimismo se explica que “los diversos exámenes han sido llevados a cabo -con el más riguroso respeto de las indicaciones derivadas de las normas y protocolos reconocidos en ámbito internacional- por un colegio de médicos forenses nombrado por el Promotor de Justicia del Estado el día después del fallecimiento imprevisto del prelado”.

Wesołowski, de 67 años, fue encontrado sin vida en el apartamento en el que se encontraba bajo vigilancia en el Vaticano. El mal estado de salud del exnuncio polaco se conoció durante la celebración de la primera audiencia de su juicio, el pasado 11 de julio, cuando el abogado presentó el documento en el que se certificaba que había sido ingresado la noche anterior en un hospital romano después de haber sido atendido por el centro de Urgencias del Vaticano.

Wesołowski estaba acusado de acceder a páginas pornográficas en internet, así como de posesión de material pornográfico tanto en Roma como durante su estancia en la isla caribeña de la que fue nuncio desde 2008 a 2013. También estaba acusado de abuso de menores durante su estancia en la República Dominicana.

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación