Presidente de Estados Unidos, Joe Biden. Foto: Getty Images; BBC

Departamento de Estado de Biden restablece el aborto en el Informe Anual de Derechos Humanos

La inclusión de una sección sobre “derechos reproductivos” en los informes de los países comenzó bajo la administración de Obama y fue eliminada bajo la de Trump, solo para ser restablecida por el presidente Biden.

Share this Entry

Por: Rebecca Oas

 

(ZENIT Noticias – C-FAM / Washington, 04.05.2022).- Durante la primera quincena de abril, el Departamento de Estado de Estados Unidos publicó su informe anual de país sobre prácticas de derechos humanos 2021. El Centro pro-aborto para los Derechos Reproductivos acogió con beneplácito el informe de 2021 y dijo que demuestra el “compromiso de los Estados Unidos en la defensa de los derechos sexuales y reproductivos como derechos humanos”.

La inclusión de una sección sobre “derechos reproductivos” en los informes de los países comenzó bajo la administración de Obama y fue eliminada bajo la de Trump, solo para ser restablecida por el presidente Biden.

La sección de “derechos reproductivos” se basa en datos de fuentes que incluyen agencias de la ONU como la Organización Mundial de la Salud y el Fondo de Población de las Naciones Unidas, que han caracterizado el acceso al aborto como un derecho humano. El Observatorios Pro-aborto de Derechos Humanos también se cita como fuente.

El Observatorio de los Derechos Humanos respaldó al Departamento de Estado por demostrar “una mayor comprensión de los derechos reproductivos que en cualquier informe anterior”. El grupo se queja de que algunos países permiten que el personal médico invoque la objeción de conciencia para evitar tener que practicar abortos. Polonia, entre otros, fue citada específicamente por permitir la objeción de conciencia.

Los informes de los países incluyen descripciones de las leyes nacionales que pueden considerarse pro-vida. Es clara la implicación de que el Departamento de Estado de Estados Unidos, al menos bajo el presidente Biden, considera el aborto como un derecho humano.

Human Rights Watch, que también aboga por cuestiones homosexuales/trans, también criticó al Departamento de Estado por no “abordar los desafíos de atención médica para adolescentes y personas trans y no binarias que dan a luz”.

El Departamento de Estado ha citado a Human Rights Watch, particularmente con respecto a temas homosexuales/trans, en sus informes de países durante varios años, incluso bajo la administración Trump. Otras fuentes incluyen grupos como OutRight International e ILGA, que son muy activos en la ONU.

Si bien la inclusión de la orientación sexual y la identidad de género como categorías de derechos humanos sigue siendo muy controvertida a nivel internacional, el Departamento de Estado incluyó las leyes de Hungría que restringen la “promoción” o “representación” de la “reasignación de género” y la homosexualidad a los niños bajo el título “Actos de violencia, Criminalización y otros abusos basados en la orientación sexual y la identidad de género”.

En el lanzamiento de los informes, el Secretario de Estado Antony Blinken habló de la universalidad de los derechos humanos para todos, “derechos sin importar lo que crean, a quién aman o cualquier otra característica”.

Afirmó que los derechos económicos, sociales y culturales, como los servicios de salud “incluida la salud reproductiva”, son “tan críticos para promover los derechos humanos como defender la libertad de expresión y reunión”, que son derechos civiles y políticos. Estados Unidos nunca ha ratificado un tratado vinculante de derechos humanos sobre derechos económicos, sociales y culturales, aunque ha ratificado el Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos.

La discusión de prensa estuvo dominada por el conflicto en Ucrania. Se planteó una pregunta con respecto a los problemas LGBT, contrastando la promoción de los derechos LGBTQ de Estados Unidos en el extranjero, mientras que los estados restringen cada vez más la transición médica de género para menores y educan sobre identidad de género y orientación sexual a estudiantes jóvenes.

Lisa Peterson, subsecretaria interina para la Democracia, los Derechos Humanos y el Trabajo, reconoció que USA está “lidiando” con problemas de derechos humanos en casa, pero que su departamento “no tiene el mandato de hacer un informe sobre nuestras propias circunstancias.”

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación