Papa Francisco con miembros de la Fraternidad Política Chemin Neuf. Foto: Vatican Media

Papa Francisco da un programa de política en sentido cristiano en tres conceptos: encuentro, reflexión, acción

“Este arte del encuentro comienza, por tanto, con un cambio de mirada hacia el otro, con una aceptación y un respeto incondicionales hacia su persona. Si no se produce este cambio de mentalidad, la política corre el riesgo de convertirse en una confrontación, a menudo violenta, para hacer triunfar las propias ideas, en una búsqueda de intereses particulares más que del bien común, en contra del principio de que «la unidad prevalece sobre el conflicto»”, dijo el Papa.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 16.05.2022).- La Sala Clementina del Vaticano fue el lugar en el que este lunes 16 de mayo el Papa recibió en audiencia a miembros de la Fraternidad Política Chemin Neuf. Se trata de una comunidad católica nacida en Francia en los años 70´s integrado por matrimonios y solteros consagrados, mujeres y hombres, originarios de diferentes países y diferentes culturas, que han elegido la aventura de la vida comunitaria en el seguimiento de Cristo. 2.400 personas están involucradas en la comunidad presente en 30 países, es decir, 80 diócesis. Entre ellos, 400 célibes consagrados, incluidos 120 sacerdotes. Un centenar de hermanos y hermanas continúan sus estudios filosóficos y teológicos en diferentes universidades o su formación espiritual y comunitaria en los centros de la comunidad.

La Comunión Chemin Neuf reúne también a 3.000 miembros que, sin ser miembros de la comunidad, comparten la misión y la espiritualidad de la comunidad. Como parte de su misión con los jóvenes, la comunidad gestiona 25 albergues para estudiantes y organiza festivales de verano que reúnen a varios miles de jóvenes. Cada año, envía una veintena de jóvenes en misión de solidaridad internacional a una decena de países.

La Misión de Caná, presente en 50 países, reúne a 5.300 matrimonios comprometidos en la Fraternidad de Caná en todo el mundo. Cada año organiza más de 150 sesiones y retiros para parejas y familias.

Desde 1995, 30 parroquias han sido confiadas a la comunidad en una docena de países.La comunidad dirige 8 centros de formación abiertos a todos y persigue la misión de diferentes congregaciones en 17 abadías. Además, 51 albergues permiten el despliegue de la vida comunitaria y sus misiones.

Ofrecemos a continuación el discurso que les dirigió el Santo Padre, traducido al español:

***

Me complace daros la bienvenida a los jóvenes miembros de la «Fraternidad Política» de Chemin Neuf. Cuando nos conocimos el año pasado, confiaron a mis oraciones su participación en el evento Changemakers, de Budapest. Allí tenías momentos de encuentro, de formación, pero también de acción, en las asociaciones locales. La forma en que viviste ese evento me parece una buena implementación del verdadero significado de lo que es la política, especialmente para los cristianos. La política es encuentro, reflexión, acción.

1) Política es arte del encuentro

La política es, ante todo, el arte del encuentro. Por supuesto, este encuentro se vive acogiendo al otro y aceptando su diferencia, en un diálogo respetuoso. Pero, como cristianos, hay algo más: puesto que el Evangelio nos pide que amemos a nuestros enemigos (cf. Mt 5,44), no puedo contentarme con un diálogo superficial y formal, como esas negociaciones a menudo hostiles entre partidos políticosEstamos llamados a vivir el encuentro político como un encuentro fraterno, especialmente con aquellos que están menos de acuerdo con nosotros; y esto significa ver en aquel con quien dialogamos a un verdadero hermano, a un hijo amado de Dios. Este arte del encuentro comienza, por tanto, con un cambio de mirada hacia el otro, con una aceptación y un respeto incondicionales hacia su persona. Si no se produce este cambio de mentalidad, la política corre el riesgo de convertirse en una confrontación, a menudo violenta, para hacer triunfar las propias ideas, en una búsqueda de intereses particulares más que del bien común, en contra del principio de que «la unidad prevalece sobre el conflicto» (cf. Evangelii gaudium, 226-230).

2) Política es reflexión

Desde una perspectiva cristiana, la política es también reflexión, es decir, formulación de un proyecto común. Un político del siglo XVIII, Edmund Burke, explicó así a los votantes de Bristol que no podría limitarse a defender sus intereses particulares, sino que sería enviado, en su nombre, a elaborar con los demás miembros del Parlamento una visión para el bien de todo el país, para el bien común. Como cristianos, entendemos que la política, al igual que el encuentro, se realiza a través de la reflexión común, en busca de ese bien general, y no simplemente a través de la confrontación de intereses contrapuestos y, a menudo, opuestos. En resumen, «el todo es mayor que la parte» (cf. ibíd., 234-237). Y nuestra brújula para elaborar este proyecto común es el Evangelio, que aporta al mundo una visión profundamente positiva del hombre amado por Dios.

3) Política es acción

Por último, la política también es acción. Me alegro de que su fraternidad no se contente con ser un espacio de debate e intercambio, sino que le lleve a un compromiso concreto. Como cristianos, tenemos que comparar siempre nuestras ideas con la profundidad de la realidad, si no queremos construir sobre arena que tarde o temprano acaba derrumbándose. No olvidemos que «la realidad es más importante que la idea» (cf. ibíd., 231-233). Por ello, les animo a comprometerse con los emigrantes y la ecología. Así que me enteré de que algunos de ustedes han optado por convivir en medio de un barrio obrero de París, para escuchar a los pobres: ¡es una forma cristiana de hacer política! No olvides estas líneas, que la realidad es más importante que la idea: no se puede hacer política con la ideología. El todo es superior a la parte, y la unidad es superior al conflicto. Busquen siempre la unidad y no se pierdan en el conflicto.

Encuentro, reflexión, acción: he aquí un programa de política en sentido cristiano. Creo que lo experimentáis realmente, sobre todo en vuestras reuniones del domingo por la tarde: es rezando juntos al Padre del que todo procede, es imitando a Jesucristo, es escuchando al Espíritu Santo como vuestro cuidado del bien común adquiere una fuerza interior muy poderosa y estimulante. Porque así es como se practica la política como «la forma más elevada de caridad», como la llamó el Papa Pío XI.

Me detengo en algo que dijo este simpático brasileño [se refiere a uno de los participantes, nde]: habló de la memoria, la esperanza y el asombro, eso fue todo, ¿no? Asombro: La vida cristiana no es posible sin este asombro, sin el asombro. El asombro es lo que me hace sentir que estoy en Jesús, con Jesús. El asombro de ver la grandeza del Señor, la grandeza de su Persona, la grandeza de su programa, de sentir la grandeza de las Bienaventuranzas como programa de vida. Y luego esa otra palabra… memoria… Memoria, esperanza, asombro. El pasado, el futuro y el presente: no hay futuro sin el presente, y no hay esperanza sin temor. Cultivar la oración con el Evangelio para sentir la maravilla del encuentro con Jesucristo.

Mi oración les acompaña en este camino. Les agradezco que me escuchen y les bendigo. Y, por favor, no se olviden de rezar por mí.

Y ahora, todos juntos en oración, pidamos al Señor que nos bendiga. Señor Jesús, bendice a todos los que trabajamos cerca de ti. Bendice nuestras ideas, bendice nuestros corazones, bendice nuestras manos. Amén.

Traducción del original en italiano realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación