Heidi Beirich, Director, Proyecto de Inteligencia, Centro de Leyes de Pobreza del Sur

Heidi Beirich, Director, Proyecto de Inteligencia, Centro de Leyes de Pobreza del Sur Foto: C-Fam

Poderoso grupo anticristiano despide al 25% de su personal

Print Friendly, PDF & Email

La mayoría de los grupos atacados por el SPLC son pequeños y pobres y no tienen los medios para defenderse. Sin embargo, un grupo sí pudo hacerlo. Maajid Nawaz amenazó con demandar cuando su organización musulmana fue etiquetada como un grupo de odio por criticar el terrorismo islámico. El SPLC se disculpó y pagó al grupo más de 3 millones de dólares

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Austin Ruse

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 08.07.2024).- Críticos y víctimas del Southern Poverty Law Center (SPLC) pueden haber celebrado recientemente cuando se anunció que el grupo de extrema izquierda despidió al 25% de su personal, un total de 60 empleados.

Fundado para ayudar a los negros pobres en el sur, en los últimos años, el SPLC es más conocido por su lista anual de odio que incluye grupos pro-vida y pro-familia que se han opuesto públicamente a la agenda homosexual/trans. El SPLC también arremete contra grupos que se oponen a las fronteras abiertas y aquellos que considera antiislámicos.

Entre los grupos pro-vida y pro-familia etiquetados por el SPLC se encuentran Alliance Defending Freedom, el Family Research Institute, el Ruth Institute, el American College of Pediatricians, Do No Harm, Family Watch International y el World Congress of Families.

C-Fam (editor de Friday Fax) y Alliance Defending Freedom fueron etiquetados como grupos de odio por el SPLC por primera vez en 2013 por aconsejar al gobierno de Belice que no existe ninguna obligación de tratado sobre la sodomía homosexual. En ese momento, Belice estaba bajo presión de un grupo de abogados internacionales que argumentaban que la sodomía homosexual es un comportamiento protegido por varios tratados internacionales. Sin embargo, esto no se menciona en ningún tratado de derechos humanos.

La lista negra del SPLC ha sido utilizada eficazmente por otras organizaciones y empresas como una forma de evitar a los grupos enlistados. Por ejemplo, a los grupos en la lista de odio no se les permite participar en el programa Amazon Smile, donde una porción de las compras se dirige a organizaciones sin fines de lucro seleccionadas por el cliente. Los grupos en la lista negra no pueden recibir estos fondos.

Fidelity Investments informó a C-Fam hace varios años que ya no permitiría donaciones anónimas a C-Fam desde el Fidelity Charitable Fund, con la idea de que los posibles donantes podrían desalentarse a donar. Hay una miríada de formas en las que la lista se utiliza contra los grupos enlistados.

El SPLC es altamente controvertido. Charity Navigator le da una calificación de F por acumular fondos de donantes, que ahora suman cerca de mil millones de dólares. El SPLC recauda más de 100 millones de dólares al año. Hace varios años, un asesino usó su lista para atacar la oficina del Family Research Council. La carnicería se evitó solo por las rápidas acciones de un valiente guardia de seguridad.

Morris Dees, fundador del SPLC, renunció hace unos años por lo que algunos dicen fue acoso sexual y racismo. La esposa de Dees se divorció de él hace años y lo acusó de intentar abusar sexualmente de su hija pequeña de un matrimonio anterior.

Las motivaciones del SPLC han sido cuestionadas. Un alto ejecutivo del SPLC fue captado en video diciendo a los donantes que el SPLC se dedica a sacar del negocio a sus oponentes políticos.

La mayoría de los grupos atacados por el SPLC son pequeños y pobres y no tienen los medios para defenderse. Sin embargo, un grupo sí pudo hacerlo. Maajid Nawaz amenazó con demandar cuando su organización musulmana fue etiquetada como un grupo de odio por criticar el terrorismo islámico. El SPLC se disculpó y pagó al grupo más de 3 millones de dólares. Otros no tienen tanta suerte. El SPLC demandó a Arthur Goldberg por ayudar a hombres judíos a salir de la homosexualidad. El SPLC envió a más de una docena de abogados y sacó a Goldberg del negocio. Hasta el día de hoy, Goldberg debe millones de dólares en multas.

Dado su enorme tesoro, es difícil imaginar por qué el grupo decidió despedir a 60 empleados. Los empleados despedidos dicen que muchos de ellos eran miembros de un sindicato recientemente formado, y abundan las recriminaciones.

El SPLC ha guardado silencio sobre la serie de iglesias cristianas quemadas o vandalizadas desde que Roe v. Wade fue anulado.

Gracias por leer nuestros contenidos. Si deseas recibir el mail diario con las noticias de ZENIT puedes suscribirte gratuitamente a través de este enlace.

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }